Alexis Viel

Alexis

Originario de París y con alma de gran viajero, Alexis decidió establecerse en Hiroshima para ayudarte a descubrir la ciudad, su patrimonio histórico y su región.

Trayectoria

Alexis trabajó durante cuatro años en París en una agencia inmobiliaria especializada en alquiler de viviendas amuebladas por temporadas. Esta experiencia le sirvió para conocer a gente de muchos países (la mayoría de Norteamérica, Latinoamérica, Oceanía y Japón) y desarrollar su gran interés en viajar.

Dio el paso y decidió de repente ir a Oceanía por un año. Tras un año muy movido en Australia, Alexis decidió trasladarse al país cuya cultura y estilo de vida siempre le había interesado: Japón.

RECOMENDACIONES

NO PERDERSE :

El Parque del Memorial de la Paz y Miyajima, y por supuesto el castillo de Hiroshima y los jardines Shukkei-en, magníficos y completamente distintos según la estación del año.

LLEVAR DE JAPÓN :

¡Todas las cosas que tengan que ver con los Hiroshima Carp (el equipo de béisbol de la ciudad), son OBLIGATORIOS! Si estás buscando donde comer o beber algo, recomiendo la caja de bollos “momiji manju” y el sake local de Saijo, en Higashihiroshima.

QUÉ HACER :

Además de visitar la ciudad, no olvides la opción de pasar un día en Saijo para degustar el sake local, también visitar el puerto hermoso de Onomichi.

PALABRAS ÚTILES :

“Bari umai!”, es el equivalente en Hiroshima-ben (dialecto local) de “¡Está delicioso!”. Usa esta expresión durante la comida: ¡los habitantes locales te demostrarán un profundo respeto para siempre!

PLATOS PARA PROBAR :

No puedes estar en Hiroshima y no probar los okonomiyaki al estilo de Hiroshima. Es una torta horneada sobre una plancha caliente, que lleva huevo, carne y/o mariscos, con muchas verduras y un ingrediente secreto: su pasta (soba o udon). A diferencia de los okonomiyaki al estilo de Osaka, donde se mezclan los ingredientes, en Hiroshima se separan en capas. Existe una rivalidad entre las dos ciudades para decidir cuáles son las mejores okonomiyaki… pero la respuesta está clara: ¡las de HIROSHIMA!
Tanto en Hiroshima como en Miyajima, encontrarás también los momiji manju, un bollo en forma de hoja de arce, relleno tradicionalmente con una pasta de frijoles rojos dulces. Para probar algo verdaderamente distinto, come la versión frita de Miyajima.

CUIDADO :

No pienses que has visto todo en Hiroshima por haber visitado el Parque del Memorial de la Paz y Miyajima. El castillo de Hiroshima, los jardines Shukkei-en, la Orizuru Tower que se abrió al público hace poco, la Pagoda de la Paz en la cumbre del Monte Futuba y el templo Mitaki-dera son otros lugares que también valen la pena visitar.

Al seguir navegando por este sitio web, está aceptando el uso de cookies para mejorar las experiencias del usuario, ofrecer contenidos personalizados pensando en los intereses del usuario, o para realizar estadísticas de visitas. Al continuar en este sitio web, está aceptando el uso de cookies. Para más información, y para configurar sus favoritos acerca de las cookies.