Hervé Laruelle

Hervé

Tras hojear un libro de fotografías de Japón, Hervé echó un vistazo a los precios de los billetes de avión, y al mes siguiente partió en su primer gran viaje al extranjero.
Llegado al lugar, se dio enseguida cuenta de que sus tres semanas de vacaciones de verano no eran suficientes para satisfacer los deseos que tenía de descubrir el país. Así que volvió los dos años siguientes.
A continuación, decidió dejar su puesto de vendedor de muebles con el fin de pasar un año entero en Kyoto, en el marco de un intercambio entre Francia y Japón.

Trayectoria

Oye hablar de un programa intensivo de aprendizaje del aïkido en Kyoto, y Hervé decide embarcarse en esa aventura.
Pasó otro año más en Japón en un dojo tradicional, lo cual no hizo sino reforzar su compromiso con la ciudad y su cultura.
Desde hace cuatro años, Hervé tiene la suerte de vivir en Kyoto. Enriquecido gracias a las personas que encuentra y a sus experiencias, inmerso en las artes marciales, está deseando compartir contigo su pasión por esta ciudad maravillosa.

RECOMENDACIONES

NO PERDERSE :

La callejuela Saga Toriimoto al norte de Arashiyama.
Esta encantadora calle, poco conocida por los turistas, está formada por casas tradicionales con bonitas techumbres de paja que le dan un aire completamente rural.
Tras deambular por el bosque de bambús, recupérate en este ambiente tranquilo, lejos del agitado barrio de Arashiyama.
No te pierdas el templo Adashino nenbutsu, situado en la misma calle, y sus 8 000 pequeñas estatuas de Buda de piedra.

LLEVAR DE JAPÓN :

Bonito seco (katsuobushi) y algas kombu para preparar el caldo dashi, una de las bases indispensables de la cocina japonesa.

QUÉ HACER :

Pasearse por las calles del barrio de Miyagawacho por la noche: a la luz de las farolas de ese barrio típico, ¡uno de los más bellos de Kyoto!, quizás os crucéis con una Geiko o una Maiko.

PALABRAS ÚTILES :

"Gochiso sama deshita": se dice después de haber comido, o al salir de un restaurante, y significa para el cocinero y el personal del establecimiento que has apreciado la comida, al tiempo que también sirve de despedida.
"O kaikei onegaishimasu", una de las maneras de pedir la cuenta.

PLATOS PARA PROBAR :

Yakitori: Pequeñas brochetas de pollo, habitualmente, hechas en parrilla al carbón, tostadas y sencillamente con sal o mojadas en una salsa dulce o salada según prefieras. ¡Una verdadera delicia!
Mis recomendaciones: "tsukune" (bolas de carne picada de pollo sazonadas), "Seseri" (o "mi" dependiendo de los restaurantes: pescuezo), "negima" (blanco de pollo y cebollas), "sunazuri " (mollejas)
Más tradicional: la fondue japonesa sukiyaki. En un caldo ligeramente dulce, la carne de vacuno da un sabor delicioso a las verduras, setas y tofu que acompañan el plato.

CUIDADO :


Al seguir navegando por este sitio web, está aceptando el uso de cookies para mejorar las experiencias del usuario, ofrecer contenidos personalizados pensando en los intereses del usuario, o para realizar estadísticas de visitas. Al continuar en este sitio web, está aceptando el uso de cookies. Para más información, y para configurar sus favoritos acerca de las cookies.