Julien Caudron

Julien

Nacido en Bélgica, Julien desarrolla su pasión por Japón desde la infancia, gracias a los mangas, las películas de Miyazaki y la literatura. Descubre Japón en varios viajes, a pie y en autostop. Tras trabajar como infografista en el Museo de Ciencias Naturales de Bruselas, decide partir a Kyoto, en 2017, para perfeccionar sus conocimientos de la lengua japonesa. Conquistado definitivamente por la cultura y los habitantes de Kyoto, toma la decisión de quedarse a vivir allí. Le encantará compartir contigo su pasión por el país del Sol Naciente, su cultura, su artesanía y sus múltiples facetas insospechadas.

Trayectoria

Con su título de infografía, Julien trabajó durante varios años en Bélgica como ilustrador e infografista.

RECOMENDACIONES

NO PERDERSE :

Perderse por la ciudad Kyoto. Aunque construida según una cuadrícula, Kyoto rebosa de callejuelas llenas de tesoros para quienes se toman el tiempo de perderse por ellas. Atrévete a salirte de las avenidas anchas para descubrir los viejos templos que no figuran en las guías, los restaurantes de barrio y demás maravillas ocultas.

LLEVAR DE JAPÓN :

Los furoshiki. Cuadrados de tejidos de tamaños y materiales diferentes, ricamente decorados, sirven desde hace mucho tiempo para embalar todo tipo de cosas. Son una gran ocurrencia para que tus regalos resulten preciosos, y son una solución bonita y ecológica.

QUÉ HACER :

Hay que informarse acerca de los diversos matsuri, festivales sintoístas, muy coloridos y siempre con gran ambiente, que se celebran en Kyoto. Además de los variados espectáculos, podrás descubrir especialidades que se sirven únicamente durante estos festivales.

PALABRAS ÚTILES :

"Biru o futatsu onegaïshimasu", para pedir "Dos cervezas, por favor". ¡Qué menos, cuando se trata de un belga!

PLATOS PARA PROBAR :

El curry japonés es mucho menos picante que su homólogo indio, pero igual de rico. Puede acompañarse con tonkatsu, carne de cerdo empanada depositada sobre una capa de arroz. Existe también en versión vegetariana, con ricas verduras locales.

CUIDADO :

Ir demasiado deprisa para verlo todo. En Kyoto hay multitud de templos y otros lugares de interés. Se necesitaría toda una vida para irlos descubriendo todos. Así que, mejor que ir muy deprisa, y perderse quizás lo esencial, será mejor tomarse todo el tiempo del mundo, y saborear todo lo que se vaya viendo.

Al seguir navegando por este sitio web, está aceptando el uso de cookies para mejorar las experiencias del usuario, ofrecer contenidos personalizados pensando en los intereses del usuario, o para realizar estadísticas de visitas. Al continuar en este sitio web, está aceptando el uso de cookies. Para más información, y para configurar sus favoritos acerca de las cookies.