Laetitia Da Costa

Laetitia, Travel Angel, Japan Experience

Laetitia

Laetitia vive en Tokyo desde hace 8 años. ¿Por qué Tokyo? Porque la ciudad está llena de museos, galerías y magníficos parques para hacer un pic-nic. A Laetitia le gusta especialmente jugar al yukulele con su grupo y buscar los mejores izakayas de Tokio. De Hokkaido a Ishigaki-jima, Laetitia ha recorrido Japón completo y ha descubierto la cultura japonesa en su totalidad.
  

Trayectoria

Su primer encuentro con Japón fue a los 16 años, durante un programa de intercambio lingüístico. Laetitia asiste entonces a los cursos del liceo japonés (Gakushuin) y vive con una familia japonesa. En 2001, Laetitia vuelve a Japón para hacer un intercambio universitario en la Universidad de Keio de Tokyo y desde entonces vive en Japón. Primero se especializó en producción publicitaria y ahora se dedica a la traducción y gestión de proyectos culturales.
 

RECOMENDACIONES

NO PERDERSE :

El jardín del museo de Nezu en Aoyama, el observatorio de la torre Mori en Roppongi, Asakausa, el templo Meiji Jingu.

LLEVAR DE JAPÓN :

Una pieza de tela furoshiki (sirve para todo), sandalias geita (para impresionar a tus vecinos), caramelos de kinako y umé (una vez quel os pruebes no puedes vivir sin ellos).
 

QUÉ HACER :

En verano, pónte un yukata y ve a bailar a un “buen odori". Estos pequeños festivales de barrio son la quintaesencia del espíritu de la cordialidad y de la larga tradición japonesa.
En invierno, toma un sake caliente en un “tachinomi”, pequeños bares-restaurantes nada caros donde se bebe y se picotea de pie, y cuyo ambiente siempre es cálido.
 

PALABRAS ÚTILES :

"Yoroshiku onegai shimasu", que a veces se traduce como “encantado”, otras veces como “por favor”, es una expresión que se utiliza cuando se conoce a alguien, o se pide un favor, o incluso cuando se empieza una colaboración con alguien. En resumen, se trata de una expresión llena de amabilidad para agradecer el contacto.
 

PLATOS PARA PROBAR :

El monja-yaki, versión más líquida del okonomi-yaki (ya sabes, los « crepes de carne » de « Lucile, Amour et Rock n’ Roll »). Hay una calle entera dedicada a esta especialidad de Tokio en Tsukishima.

CUIDADO :

Tokyo es más grande de lo que aparenta, planea tus viajes en subterráneo y encuentros con tiempo.
 

Al seguir navegando por este sitio web, está aceptando el uso de cookies para mejorar las experiencias del usuario, ofrecer contenidos personalizados pensando en los intereses del usuario, o para realizar estadísticas de visitas. Al continuar en este sitio web, está aceptando el uso de cookies. Para más información, y para configurar sus favoritos acerca de las cookies.