Philippe Frouin

Philippe

Originario de Francia, Philippe fue mecido desde su infancia con la cultura popular japonesa con los mangas y videojuegos. Su profundo interés por el diseño y la estética japonesa le llevan a aventurarse en la otra punta del mundo. Así que, en 2017, tras trabajar dos años en Londres en una empresa japonesa, Philippe acomete la aventura y decide aprender japonés en Kioto. Subyugado por el encanto de la antigua capital, decide prolongar su aventura e instalarse.

Muy acogedor por naturaleza, le complace compartir contigo su pasión por Japón, su cultura, su artesanía y sus artes.

Trayectoria

Muy curioso, estudió primero ciencias, y luego dio rienda suelta a su pasión por las artes aplicadas, graduándose en diseño industrial. Su experiencia en las relaciones con los clientes en Londres, en Francia y en Japón ha hecho que adquiera unas cualidades de relación sólidas que le han llevado a trabajar en el ámbito del turismo.

RECOMENDACIONES

NO PERDERSE :

Kioto ofrece algunos de los templos más impresionantes del país. No dejes de visitar el Nanzen-ji cerca del camino de la Filosofía. La visita de este complejo budista le garantizará conocimientos eclécticos sobre Historia de Japón, pensamiento Zen y belleza escénica paisajística. El lugar es muy amplio, así que podrás pasearte sin tenerte que cruzar con ninguna muchedumbre. Te recomiendo también el Konchi-in en sus proximidades, con su magnífico jardín seco.
 

LLEVAR DE JAPÓN :

A pesar del declive de la artesanía y de las habilidades ancestrales, Kioto está llena de pequeños hallazgos valiosos. Te animo a que te detengas en el barrio de Higashiyama, donde a pesar de la eclosión de tiendas de recuerdos, podrás encontrar bonitos pequeños puestos. También, cuando te pasees por el Camino de la Filosofía o por el bosque de bambús de Arashiyma, verás artistas con cualidades técnicas increíbles. ¡Su amabilidad será un pequeño plus del viaje!

QUÉ HACER :

Pasearse por la noche en Gion. Este barrio, por la noche, es mucho más agradable que cuando lo invaden las multitudes durante el día. Pasa cerca de la pagoda del templo Hokanji y aprecia su ambiente mágico en un marco tradicional. Te recomiendo también la calle Miyagawasuji a partir las 6 de la tarde para intentar ver las Geishas.

PALABRAS ÚTILES :

¡Si quieres desmarcarte de los demás extranjeros que visitan Kioto, di “Kini” en lugar de “Arigat”! Significa también gracias, pero en el dialecto local. Los japoneses se sorprenderán y seguramente te dedicarán una amable sonrisa. También hay que conocer: Shouganai. Si tienes un contratiempo y no puedes hacer nada para solucionarlo, di esta fórmula mágica. Es una manera sencilla de aceptar la situación y relajarse.

PLATOS PARA PROBAR :

Durante tus veladas bebiendo en las numerosas Izakaya de la ciudad, no olvides comprar Edamames para tomar con la cerveza fría. Hay que probar también la especialidad de Kioto, los Yatsuhashi, pasteles japoneses a base de arroz, rellenos y en forma de triángulo. Actualmente los hay de muchos sabores.

CUIDADO :

Visita Kioto a tu ritmo y no te centres únicamente en las visitas imprescindibles. Kioto se aprecia cuando te pierdes. Y además, Kioto puede a veces ser víctima de su éxito, y la multitud puede estropear el placer de los hallazgos. Levántate temprano para visitar los lugares que no te quieras perder.

Al seguir navegando por este sitio web, está aceptando el uso de cookies para mejorar las experiencias del usuario, ofrecer contenidos personalizados pensando en los intereses del usuario, o para realizar estadísticas de visitas. Al continuar en este sitio web, está aceptando el uso de cookies. Para más información, y para configurar sus favoritos acerca de las cookies.