Yann Kalliatakis

Yann

Nacido en Lyon, fue en París donde empezó se desarrolló su destino. Las magníficas vacaciones que pasaba todos los veranos con la familia en el extranjero le hicieron mantener el gusto por viajar y por conocer nuevos horizontes. Con 18 años, con su mochila como único equipaje, partió durante un año a India y Nepal para cumplir su sueño de infancia: ver el Himalaya y tomar té en Darjeeling...

Poco después de su regreso a Francia, Yann se compró un billete de avión para visitar Japón durante una semana…Fue el principio de una nueva vida.

Trayectoria

Una vez con su título DEUG de Ciencias económicas en el bolsillo, Yann pensó continuar su camino en esta área, pero su espíritu aventurero fue más fuerte. Tras India y Nepal, siguió Tailandia, donde Bangkok fue el punto de partida para explorar los países vecinos durante dos años y medio. Aterrizará más adelante en Nueva Zelanda, y seguidamente en Japón, donde finalmente, se instala.

Hace más de 15 años que Yann vive en Osaka. Es un padre dichoso de una niña y trabaja (principalmente) de profesor de francés en los centros culturales NHK, al tiempo que continúa entregándose a su pasión por la papiroflexia que practica desde hace más de 25 años, dando inclusive clases.

RECOMENDACIONES

NO PERDERSE :

El barrio de Minami, al sur de Osaka, un hormiguero perfectamente organizado, un mosaico cultural en el que se superponen el pasado con el presente y el futuro con callejuelas que son un laberinto con luces de todos los colores.

LLEVAR DE JAPÓN :

Osaka es desde siempre “la ciudad de los comerciantes”. Encontrar recuerdos no será problema. Te recomiendo en particular: los calcetines japoneses (para los 5 dedos del pie, o del modelo 4 + 1, diseñados especialmente para caminar con el calzado geta), las alfombrillas para ratones informáticos de tatami, el sistema para llevar el paraguas en la bicicleta (te permite protegerte de la lluvia mientras puedes poner las dos manos en el volante), los famosos guantes que llegan hasta la parte alta del brazo.

QUÉ HACER :

Aparte de los lugares imprescindibles para el turista (la torre de Abeno-Harukass, el antiguo barrio popular de Shin-Sekai, el castillo de Osaka y su parque, el barrio de Dotonburi, etc…), Osaka rebosa de pequeños rincones simpáticos y lugares insólitos, que a menudo están ocultos, o a los que no se accede con facilidad.

Un consejo: subir a los puntos más altos para disfrutar de las vistas aéreas de la ciudad, o para orientarte mejor y tener una idea más realista de Osaka, te abrirá la puerta para un montón de cosas que puedes hacer.

PALABRAS ÚTILES :

La gente de la región de Kansai emplea en sus conversaciones el japonés tradicional mezclado con un dialecto regional que se llama “Kansai ben”, que es comprendido y utilizado por todos los habitantes locales (Kyoto, Nara y también otras regiones en Japón tienen igualmente su propio dialecto). Los extranjeros pueden emplearlo también sin miedo de perjudicar la comunicación. A continuación, las tres primeras palabras que le aconsejo siempre a los recién llegados o visitantes de paso:
- “Umai” (Pronunciar “u ma i”): bueno (sentido del gusto), bien dotado (conocimientos, habilidades).
- “Yabai” (Pronunciar “ya ba i”):  bueno, bien, elegante, agradable, maravilloso, increíble.
- “Ikeru” (Pronunciar “i ke lu”): ¿es posible, está disponible, accesible? , Vale, se puede aguantar, ¿se puede conseguir?, ¿Puedo ir, entrar, tomar este tren?

PLATOS PARA PROBAR :

Osaka tiene la reputación de ser la capital gastronómica de Japón. Si hubiera que decidirse por un solo plato, sus habitantes elegirían sin duda los “ramen” (fideos chinos en una sopa estilo japonés).
Imprescindible probar: el postre denominado “Akan Potato”, a base de patata dulce de color violeta, a medio camino entre un helado y un flan en cuanto a su consistencia. Creado y vendido exclusivamente en alguna de las tres pastelerías LE PINEAU (en Horie, en Umeda – grandes almacenes Hanshin – o en Tamatsukuri).

CUIDADO :

Las guías de viajes y catálogos turísticos sobre Osaka a menudo son muy limitados. Proponen unos itinerarios y circuitos muy restringidos, a menudo asépticos; rutas bien marcadas por las que pasa todo el mundo. Cierra la guía y déjate llevar por tu propia inspiración para descubrir la "verdadera" Osaka.

Al seguir navegando por este sitio web, está aceptando el uso de cookies para mejorar las experiencias del usuario, ofrecer contenidos personalizados pensando en los intereses del usuario, o para realizar estadísticas de visitas. Al continuar en este sitio web, está aceptando el uso de cookies. Para más información, y para configurar sus favoritos acerca de las cookies.