Hiroshima   広島

Fecha de publicación :
Vista sobre el domo de Hiroshima

Vista sobre el domo de Hiroshima.

Lámparas en la ceremonia conmemorativa en Hiroshima

Lámparas en la ceremonia conmemorativa en Hiroshima

Fuegos artificiales en Hiroshima

Fuegos artificiales en Hiroshima

Okonomiyaki de Hiroshima.

Okonomiyaki de Hiroshima.

Hiroshima, entre la guerra y la paz

Hiroshima ¿qué evoca este nombre? Primero que nada, un trauma: el de la primera bomba atómica y la evidencia de la atrocidad de los efectos nucleares para toda la humanidad. En segundo lugar, un ideal: el de un pacifismo radical inapelable y un eterno recordatorio para el mundo de la verdadera cara de la guerra. Por último y ante todo: una ciudad con un aura única: una mezcla de un pasado desagradable y una fe inquebrantable en el futuro.

"Gran isla." Esto es el significado literal del nombre "Hiroshima". Fue fundada en 1589 en el islote más grande del delta donde el río Ota se encuentra con el mar interior de Seto. 

El señor medieval Mori Terumoto (1553-1625) estableció aquí su castillo para aprovechar la ubicación geográfica (intersección) y la proximidad con la isla de Miyajima. La ciudad adquiere una importancia nacional en los albores de la era Meiji (1868-1912), cuando la rápida industrialización del país transforma a Hiroshima en la base logística del Ejército Imperial Japonés.

El 6 de agosto de 1945 a las ocho y cuarto de la mañana, la historia de la Hiroshima y del mundo entero cambió de un momento a otro. La fuerza de la explosión arrasó con edificios y jardines, dejando sólo una llanura calcinada. Más de 250.000 personas murieron en el fuego o por la radiación resultado de la exposición.

"Usted no vio nada en Hiroshima"

Esta es la frase dicha una y otra vez por el amante japonés en la película de Alain Resnais Hiroshima mi amor (1959)Un poema de amor y muerte, la película ilustra lo indecible, y refleja la lucha de la memoria frente a la angustia del olvido. "Usted no vio nada en Hiroshima." Los efectos son invisibles pues los ha borrado una reconstrucción acelerada. El único vestigio son los restos de la cúpula en el Parque Memorial de la Paz que se erigen con un doloroso silencio. A pesar de la reticencia de los gobiernos de Estados Unidos y China, el monumento fue clasificado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, el 5 de diciembre de 1996.

Tal vez no hay mucho más que ver, pero sí mucho que sentir. Hay una cierta confusión y molestia en el aire. La sombra del sufrimiento del pasado marca la sonrisa de las ancianas, se posa sobre las vibrantes hojas de los árboles que sobreviven en el santuario Ikari. Sin embargo, contra la desesperación, Hiroshima impuso su fe en el futuro. Primero mártir y luego milagro, esta ciudad ha visto lo peor y lo mejor de la humanidad. Sólo basta caminar un poco por los senderos del jardín Shukkei-en para sentir la magia de este renacimiento. 

Los Travel Angels en Hiroshima Le reciben y le harán descubrir Hiroshima desde dentro.