Kurahashi   倉橋島

Fecha de publicación :
Puerto de la isla de  Kurahashi.

Puerto de la isla de Kurahashi.

Entrada al santuario Katsuragahama.

Entrada al santuario Katsuragahama.

La isla de los 500 pinos

Al sur de Hiroshima hay una hermosa playa de fama legendaria, muy lejos del concreto y del bullicio, bienvenidos a Kurahashi.

La segunda isla más grande del mar interior de Seto, Kurahashi, es a menudo eclipsada por la fama de su vecina isla de Miyajima pero ofrece a sus visitantes paisajes salvajes lejos de las multitudes.

Esta isla de 69km², es conocida por sus criaderos de ostras (plato popular en la región) y sus hermosas playas. Entre las playas más populares se encuentra Katsuragahama, una playa histórica que se considera de las más bellas del país y que fue inmortalizada en un poema de Manyoshu. Katsuragahama atrae a los turistas con sus arenas blancas y su pequeño bosque de pinos, que en total tiene exactamente 500 árboles, según dice la leyenda que relata la partida desde esta playa de un diplomático japonés enviado a Corea en el 736 .

No lejos de aquí, se yergue un enorme torii que le confiere al lugar un carácter sagrado y marca la entrada al santuario Katsuragahama.

En el Museo de Nagato (antiguo nombre de la isla) descubrimos lo que una vez fue la principal actividad de Kurahashi: la construcción naval. Aquí hay una réplica de un barco que transportaba emisarios japoneses a China entre los siglos siete y nueve. 

En el 2005 Kurahashi se fusionó con la ciudad costera de Kure. Entre ellas se eleva el extravagante e ingenioso puente Ondo. Con el fin de no bloquear el tráfico marítimo, los arquitectos le dieron mucha altura al puente y construyeron de cada lado unas calles en forma de espiral por las cuales los coches acceden al puente.



Lee comentarios Vea los comentarios de nuestros viajeros