Okunoshima   大久野島

Fecha de publicación :
Conejos en la isla de Okunoshima.

Conejos en la isla de Okunoshima.

Resto de paso militar de Ôkunohima.

Resto de paso militar de Ôkunohima.

La venganza de las bolitas peludas

Es inútil buscar cazadores durante una visita a la isla Okunoshima; aquí sólo se encuentran conejos.

Quien le tenga pánico a los conejos ¡que se mantenga lejos de Okunoshima! 

Esta isla a las afueras de Hiroshima es uno de los paseos favoritos para familias. Un paseo bucólico en medio de la naturaleza y en un ambiente, digamos... post apocalíptico. Sí, has leído bien. Unos pequeños animales de grandes orejas son los que reinan en esta antigua base militar de investigación científica. Aquí los investigadores crearon las fórmulas de gases letales utilizados durante la Segunda Guerra Mundial. Un pasado oscuro y pesado que ahora da paso a un lugar para la reflexión y la relajación.

La isla no trata para nada de ocultar su oscura historia: edificios destruidos, un museo que reconstruye la historia de estos lugares y defiende el respeto por la naturaleza. Una naturaleza que ha reconquistado su espacio, pero también muchos espacios más, pues los conejos, una vez usados como animales de laboratorio, han literalmente invadido la isla ya que aquí no tienen depredadores naturales.

La isla está a veinte minutos en ferry desde la bahía de Hiroshima y aquí se pueden alquilar bicicletas para pasearse con más libertad. Por unos cien yenes se pueden comprar bolsas de alimento para darle comida a los pequeños y encantadores habitantes que verás por todas partes durante tu visita. 

Lee comentarios Vea los comentarios de nuestros viajeros