Akafuku   赤福

Fecha de publicación :
La fachada de Akafuku

La fachada de Akafuku, la famosa pastelería al lado del santuario de Ise.

akafukumochi

El akafukumochi, un dulce hecho de arroz y albaricoque rojo, especialidad de Ise.

El sabor de la felicidad

Esta antigua casa de té para los peregrinos que venía a Ise se hizo inmensamente famosa gracias sus dulces. Su nombre viene del akafukumochi, una especialidad local.

Es aquí donde los turistas vienen por un descanso después de haber visitado a Ise. Se reconoce por su vieja fachada de madera ennegrecida coronada por una señal con dos caracteres escritos en dorado: aka赤(rojo) y福fuku (felicidad).

Una receta de 300 años 

Fundada en 1707, la tienda era una de las muchas salas de té que atendían a los peregrinos que venían a Ise a rezarle a Amaterasu, la diosa del sol. Pero si Akafuku sigue siendo popular hoy en día es mayormente gracias a su especialidad, el akafukumochi.

Este "arroz rojo de la felicidad" se compone de dos pastas, una de arroz (el mochi) y otra de frijoles rojos azuki (llamado an). El proceso de fabricación no ha cambiado desde hace 300 años: el mochi se cuece al vapor y cuando se pasa por un mortero, se le añade la pasta de judías. Es bien interesante visitar el taller para observar cómo se prepara este dulce. A través de amplias ventanas se pueden ver los cocineros con su uniforme azul trabajando frente a las antiguas estufas rojas.

Un homenaje a Isuzu

Como suele ser el caso con los postres a base de mochi y de azuki, el Akafuku es suave, se derrite en la boca y toma el color de las judías (más púrpura y marrón que rojo). Sin embargo, su nombre viene de un proverbio japonés que dice que un corazón rojo - que significa "sincero" - siempre trae felicidad a los demás.

La forma de este dulce está estrechamente vinculada con el santuario de Ise, que se encuentra a unos cientos de metros de la tienda. Los tres pequeños picos de los dulces representan el curso del río sagrado Isuzu que fluye bajo el puente de Uji. En el interior, el mochi blanco evoca las piedras en el lecho del río.

Lee comentarios Vea los comentarios de nuestros viajeros