La isla Amami-Oshima   奄美大島

Fecha de publicación :
Las playas de Amami Oshima- (Kyushu).

Las playas de Amami Oshima- (Kyushu).

Una playa de la isla Zamami en Kerama.

Una playa de la isla Zamami en Kerama.

Una playa de Amami Oshima- (Kyushu).

Una playa de Amami Oshima- (Kyushu).

La bahía de Katetsu

La bahía de Katetsu

Belleza salvaje

Erizada de picos verdes, cubierta de bosques vírgenes, rodeada de playas de arena blanca y rica en arrecifes de coral, la isla de Amami Oshima es un tesoro de la naturaleza.

Un mundo aparte

Amami es un mundo aparte. Esta isla es más cristiana que sintoísta o budista, además está más influenciada por la cultura de las islas de Okinawa (también parte del reino de Ryukyu) que por la cultura de Japón (a la cual se unió en 1879).

Situada en el archipiélago Nansei, a unos 400 km al sur de la isla de Kyushu, Amami Oshima pertenece a la prefectura de Kagoshima. Amami Oshima es, como su nombre lo indica (Ōshima significa "isla grande"), la isla más grande de este archipiélago. Su población es de unos 70.000 habitantes y su ciudad principal, Naze, está situada al noroeste. En Naze se encuentra el terminal de ferry por donde llegan los barcos (11 horas desde Kagoshima) y a unos 45 minutos, cerca de la ciudad de Kasari, también hay un aeropuerto.

Naturaleza virgen

El encanto de Amami Oshima radica en su naturaleza salvaje. Los amantes de buceo y deportes acuáticos pueden jugar a sus anchas, mientras que los que prefieren tomar el sol pueden disfrutar de la tranquilidad de las playas que están a menudo desiertas. El clima es subtropical y por lo general se puede entrar al agua de mayo a noviembre.

La superficie de la isla está 95% cubierta por una selva que no es nada fácil de recorrer ya que en ella habita una mortal serpiente venenosa llamada Habu. Es por eso que se recomienda no aventurarse fuera de los senderos marcados. Por otro lado, cuando se tiene suerte se puede ver la liebre negra Amamino-kurousagi, una especie endémica.

Si así lo prefieres, puedes alquilar un coche y atravesar el bosque conduciendo.

Pero Amami Oshima tiene algo más que ofrecer: 700,000㎡ de manglar - el segundo más grande de Japón después del de la isla de Iriomote en Okinawa. La mejor manera de descubrir esta joya es tomando las excursiones en canoa ofrecidas en muchas de las agencias locales.

Una cultura única

Para una visita más cultural se puede ir al museo Amami Park en Kasari, cerca del aeropuerto, donde hay exhibiciones muy completas sobre las Islas Amami, su historia, cultura, naturaleza e industrias.

Es bueno saber que Amami Oshima es famosa por el tejido y teñido de una seda muy especial conocida como Oshima Tsumugi utilizada principalmente para confeccionar kimonos.

Por último, no dejes de probar el shochu (licor japonés a base de azúcar moreno) producido en la isla.


Lee comentarios Vea los comentarios de nuestros viajeros