Kamakura   鎌倉

Fecha de publicación :
Daibutsu de Kamakura

El Daibutsu en el templo Kotoku-in.

Playa de Kamakura.

Vista de playa de Kamakura.

Templo Hasadera en Kamakura

Entrada al templo Hasadera en Kamakura.

Daibutsu de Kamakura

La cabeza de Daibutsu entre la cima de los árboles

Tsurugaoku Hachiman-gû

Fila para entrar al santuario Tsurugaoku Hachiman-gû un primero de enero.

Kamakura: La capital zen de Japón

Kamakura, antigua capital de Japón y ahora convertida en el más popular balneario de los habitantes de Tokio, todavía conserva vestigios de su antigua gloria ...

Cuando en 1192 el shogun (general de guerra) Minamoto no Yoritomo optó por establecer el centro político y militar de Japón en Kamakura, no sabía que estaba transformando para siempre este pequeño pueblo cercano a Tokyo .

Después de haber ganado la larga guerra civil entre los clanes Minamoto y Taira, él estableció el primer gobierno samurai del país. Así fue como comenzó el shogunato de Kamakura (1192-1333).

Influencia Zen

En el mismo período hubo otro evento que también cambio profundamente la faz de la antigua capital. Se trata de la introducción del budismo zen dirigida por el monje Eisai, fundador de la secta zen Rinzai, al regresar de un viaje a China.  Actualmente la ciudad cuenta con 65 templos budistas.

Entre ellos, el magnífico templo Kencho-ji y sus numerosos edificios secundarios. Este es el primero de los cinco grandes templos zen (gozán) de la escuela rinzai de Kamakura, seguido por Engaku-ji, ji Jochi-ji-, Jufuku-ji, y Jômyô-ji.

Al este, encumbrado en las colinas de la ciudad, el templo Hase-dera ofrece unas maravillosas vistas de la bahía. En su interior, una impresionante estatua de oro de Kannon le confiere al lugar un indescriptible encanto místico.

Lea también: Zen en Japón

De regreso de Nara

No muy lejos de allí, el Gran Buda domina las copas de los árboles circundantes. Parcialmente escondido entre los muros del templo de Kotoku-in, está ahí, ¡es la gran estrella de la ciudad!

Este Daibutsu de bronce de 11.3 metros de altura comisionado por Minamoto no Yoritomo, tuvo que competir con el Buda de Nara .

La mejor manera de llegar aquí es tomando la "ruta Daibutsu" que te lleva al corazón de la ciudad, a través de caminos repletos de templos y santuarios.

Expresiones de grandeza

Tsurugaoka Hachiman-gu, el santuario más grande de Kamakura, nos recuerda el dominio de los Minamoto. En este lugar dedicado al dios de la guerra Hachiman, hay símbolos históricos por doquier. Pues, por ejemplo, después de destruir el clan Taira, Yoritomo reafirma su superioridad por medio de elementos de la arquitectura exterior del santuario (estanques, islas ...).

Cada año Tsurugaoka Hachiman-gu atrae a más de 9 millones de visitantes. Todos los 1ero de enero los fieles se reúnen masivamente para participar en el rito de la oración. Más tarde, en abril, el templo acoge una de las ceremonias ancestrales más queridas en Japón, el Yabusame: un espectáculo samurai que combina tiro con arco y equitación.

Paraíso para surfistas

Pero la ciudad no es interesante sólamente por su historia. Kamakura también es un punto de encuentro para muchos surfistas. Las playas de Kamakura tiene muy buenas olas y están a tan sólo una hora en tren de Tokio, 

Los Travel Angels en Kamakura Le reciben y le harán descubrir Kamakura desde dentro.