Hase-dera   長谷寺

Fecha de publicación :
El plano del templo de Hase-dera.

El plano del templo de Hase-dera.

Vista a la bahía de Kamakura desde el templo Hase-dera.

Vista a la bahía de Kamakura desde el templo Hase-dera.

El edificio Kannon-do Hall en el templo de Hase-dera.

El edificio Kannon-do Hall en el templo de Hase-dera.

Un dios lanzado al mar

En 736, el milagroso retorno de la estatua de Kannon a la costa de Kamakura después de quince años de ausencia, hizo que surgiera el templo budista Hase-dera ...

Los orígenes de Hase-dera están extrañamente relacionados con un árbol. Cuenta la leyenda que después de haberse tropezado con un el tronco de un alcanfor, el monje Tokudo Shonin comenzó a esculpir dos estatuas de Kannon (diosa de la compasión infinita) con once cabezas. Después de haber donado una de ellas a Hase-dera en la prefectura de Nara, la segunda fue arrojada al mar. 

Quince años después, en 736, la estatua de madera apareció en la playa de Nagai cerca de Kamakura. La deidad fue transportada a las alturas de la ciudad donde actualmente hay un templo en su honor. Su reaparición simboliza la salvación del pueblo.

Una visita de altura

Los tesoros de este templo se van revelando poco a poco; cada piso tiene su atractivo.

En el primer nivel del Hase-dera, además de un agradable jardín de flores, está la cueva Benten-kutsu. En esta cueva carvada en la ladera habitan Benzaiten la diosa de las artes y también las dieciséis estatuas de niños tallados en la roca.

Un poco más arriba, a mitad del camino, están alineadas centenas de estatuas de Jizo (el protector de los niños). Estas rodean el pequeño Jizo-do Hall en la cual se encuentra el Fukuju Jizo (o "alegre" Jizo).

Frente al mar

Una vez en la cima del sitio se puede apreciar la belleza de la bahía de Kamakura.

Es aquí, en el centro del edificio Kannon-do hall, que se encuentra la legendaria estatua de las once cabezas. Desde estas alturas la divinidad de más de nueve metros y cubierta en hojas de oro contempla las olas y recuerda su viaje a las profundidades.

Para darle compañía, una estatua de oro del Buda Amida ha sido colocada en el edificio adyacente, el Amida-do Hall.

Descubre también en KAMAKURA

Lee comentarios Vea los comentarios de nuestros viajeros