Sugimoto-dera   大蔵山観音院杉本寺

Fecha de publicación :
Los escalones cubiertos de musgo que suben hasta el  Sugimoto-dera.

Los escalones cubiertos de musgo que suben hasta el Sugimoto-dera.

Entrada al Sugimoto-dera Kamakura

Entrada al Sugimoto-dera Kamakura

Un nio, guardián de Sugimoto-dera.

Un nio, guardián de Sugimoto-dera.

Las 11 caras de Kannon

Con sus escalones cubiertos de musgo, su techo de paja, y sus banderines, el templo más antiguo de Kamakura evoca los templos perdidos en el campo o en el medio de las montañas japonesas.

Los escalones de musgo del Sugimoto-dera son tan sólo de "decoración" pues no son muy seguros. Para evitar accidente se construyeron otras escaleras que llevan al Sugimoto-dera, el templo más antiguo de Kamakura.

Sugimoto-dera fue construido en 734 a petición de la emperatriz Komyo, mucho antes de que Kamakura se convirtiera en la capital del país entre 1192 y 1333.

El templo ha sido destruido y reconstruido en numerosas oportunidades pero siempre ha sido un templo importante además de que es la primera etapa del peregrinaje de los 33 templos de Kanto consagrados a Kannon, la diosa de la compasión.

Hay varias estatuas de esta divinidad que habitan en este pequeño edificio  con techo de paja y que son objeto de mucha veneración. Todas estas imágenes tienen once cabezas: una cabeza principal coronada por otras diez más pequeñas. De esta manera la diosa puede ver en todas las direcciones y responder a todas las oraciones de los humanos.

Bajo la protección del cedro

Cuenta la leyenda que durante el incendio que destruyó el templo en 1189, el monje Jodai-bo corrió a salvar las tres estatuas de Kannon y se refugió bajo un cedro. Así es como las estatuas fueron nombradas "Sugimoto-no-Kannon," (las Kannon del cedro), y al templo le fue dado el nombre de Sugimoto-dera, literalmente "templo al pie del cedro."

En 1191 Yoritomo Minamoto, el fundador del shogunato Kamakura, reconstruyó el templo y agregó una cuarta estatua. Otra estatua más fue hecha en 1963, lo que da un total de cinco réplicas de "La diosa de las once caras."

En la parte derecha del patio del templo hay un centenar de pequeñas estupas de piedra que recuerdan el terrible pasado de la antigua capital feudal. Estas fueron originalmente erigidas en memoria de los guerreros muertos en una de las últimas batallas sangrientas cerca del templo, justo después de la caída del shogunato Kamakura.

Descubre también en KAMAKURA

Lee comentarios Vea los comentarios de nuestros viajeros