Kanazawa   金沢

Fecha de publicación :
Estación de Kanazawa

Torri moderno en la estación de Kanazawa

Kanazawa

Calle en vecindario tradicional de Kanazawa.

Trabajo con hojas de oro en Kanazawa.

Trabajo con hojas de oro en Kanazawa.

Kanazawa

Flores de cerezos en calle tradicional de Kanazawa

Un respiro de arte fresco

Cuenta la leyenda que en la provincia de Kaga un día un campesino estaba preparando el suelo para sembrar patatas y se encontró unas pepitas de oro. Este sorprendente descubrimiento atrajo a muchos curiosos, los cuales bautizaron la ciudad Kanazawa, "el pantano de oro."

Pero no todo lo que brilla es oro. El mar también brilla en los ojos de los habitantes de Kanazawa quienes viven con el arrullo de las olas. Cada mañana, el importante puerto se llena de pescados y mariscos frescos que, más tarde ese día, serán parte de las especialidades culinarias de los restaurantes de la región. Se nos hace agua la boca tan solo pensar en la frescura de estos platos, cada uno más delicioso que el otro.

El refinamiento del guerrero

Por mucho tiempo, la provincia encabezada por el clan Maeda desde el siglo XVI, había jugado un papel estratégico en la organización del país. Fue una de las zonas más poderosas de Japón, compitiendo con Osaka y Kyoto. Así es como se cree que la ciudad se desarrolló de la manera como lo hizo: el general Maeda Toshiie (1539-1599), que todavía es reverenciado en el santuario de Oyama Jinja, se aseguró de  diseñar y establecer una política cultural a gran escala para desarrollar las artes y artesanía de Kanazawa.

Este ímpetu perdura todavía hoy día y hace que la región sea uno de los grandes centros de refinamiento japonés. La producción de lacados, seda y cerámicas decoradas con hojas de oro llenan de orgullo a los habitantes de Kanazawa y se pueden admirar en el Museo de la prefectura de la artesanía tradicional.

A los que les interese lo antiguo, pueden ir a ver los restos del viejo barrio histórico samurai, que incluye entre otras cosas la residencia de la familia Takada.  A los que le interese más bien lo moderno, no pueden perderse el enorme Museo de arte del siglo XXI, cuya actividad influencia el mundo del arte del resto del país. Sin duda, Kanazawa exuda arte.

Pero la más poderosa razón por la cual Kanazawa atrae a tantos visitantes es su jardín, el Kenroku-in. Pasear en medio de este paraíso natural es una delicia para los sentidos. 

Kanazawa también tiene sus barrios bien animados y es una ciudad llena de vida. Pero el ambiente se tranquiliza de nuevo al entrar a Kazuemachi, uno de los tres antiguos distritos geisha de la ciudad. Estas calles rodeadas de okiya de madera, en otro momento sonaron con el ruido de los geta (altos zuecos de madera) de Yamagushi Kinu (1892 -?), la heroína de la novela biográfica Memorias de una Geisha de Yuki Inoue.

Nota: Durante la primavera de 2015 se inauguró una nueva línea de shinkansen (tren de alta velocidad japonés) que une a Kanazawa con Tokio.

Los Travel Angels en Kanazawa Te dan la bienvenida y muestran el Kanazawa de los locales.