Kongō Sanmai-in   金剛三昧院

Fecha de publicación :
templo Kongo sanmai-in.

Los rododendros del templo Kongo sanmai-in.

templo Kongo sanmai-in.

Pagoda nevada del templo Kongo sanmai-in.

templo Kongo sanmai-in.

Jardín del templo Kongo sanmai-in.

Amor filial

Dedicado a un hijo fallecido, este templo con una preciosa pagoda no ha envejecido en ochocientos años.

 A los monjes de Kongō Sanmai-in les gusta decir que en el año 1200 la vida monástica no era tan diferente a la de hoy. A pesar de lo que dicen las malas lenguas y de las maquinitas automáticas de café presentes en los pasillos del templo convertido en hotel (shukubo), la verdad es que la fundación y la decoración de este lugar son piezas realmente de época.

Aunque no se conoce la fecha exacta de la construcción del templo sabemos que su pagoda Tahoto fue erigida en 1223 por la noble dama HOJO Masako (1157-1225). Esposa del primer shogun de Kamakura MINAMOTO no Yoritomo (1147-1199), ella decidió construir este monumento en honor a su hijo, Minamoto no Sanetomo, quien fue asesinado violentamente en 1219.

Más tarde se le añadió al complejo una institución de cuidado para niños que hoy día es especialmente hermoso gracias a su jardín de rododendros, clasificado como patrimonio natural y cuyas plantas más antiguas tiene por lo menos cuatrocientos años. Desde finales de abril hasta mediados de mayo la opulencia de estas flores de color rosa evoca la alegría que debieron haber sentido los niños pacientes cuando las veían.

Una construcción llena de misterio

La pagoda de Kongō Sanmai-in es única en su género y es el principal atractivo del lugar pues es uno de los últimos ejemplares del estilo Tahoto que dejó de usarse después del periodo Heian (794-1185). La pagoda tiene dos pisos, un techo inferior con curvas en los extremos, un techo superior en forma de pirámide y está completamente hecha de madera de hinoki (ciprés japonés).

Esta pagoda también tiene unas estatuillas de madera que representan los cinco Budas de la sabiduría (Dhyani Budas) y una hibutsu (Buda secreto), accesible al público solamente cada quinientos años (la próxima vez será alrededor del 2400 ...) Esta pagoda fue nombrada tesoro nacional en 1900 en el 2004 todos los sitios de Koyasan fueron incluidos en la lista del patrimonio mundial.

El templo alberga muchas obras de gran belleza como la sala de pinturas de las fusuma (puertas corredizas opacas), decoradas con diseños sobre fondos dorados y clasificadas como bienes culturales importantes. Es buena idea que pases la noche en el templo para poder apreciarlas, pues sólo los huéspedes tienen acceso al interior. Los visitantes comunes sólo pueden ver el exterior del templo que incluye la biblioteca del norte que no debes dejar de visitar. 

Kongō Sanmai-in  vive fuera del tiempo y continúa su existencia pacífica a la sombra de los rododendros.

Lee comentarios Vea los comentarios de nuestros viajeros