Kumamoto y Aso   熊本

Fecha de publicación :
El Monte Aso

El Monte Aso en la prefectura de Kumamoto en la isla Kyushu.

Ambiente volcánico

Kumamoto avanza viento en popa a medio camino entre Fukuoka y Kagoshima, costera y montañera a la vez, orgullosa de su castillo y su volcán.

Ubicada entre el mar interior de Ariake y el imponente volcán Aso, Kumamoto es a menudo considerada tan sólo como una ciudad de paso y no atrae multitudes ... Por eso son los más curiosos los que se aventuran a Kumamoto y descubren en uno o dos días los lugares interesantes que ofrece la patria de Kuma-mon, la mascota favorita de los japoneses.

El Castillo de Kumamoto es considerado uno de los mejores en el país. Unicamente su torre de guardia es de época (1607). La antigua fortaleza del clan samurái Hosokawa ha sido renovada y vale la pena visitarla especialmente a principios de primavera cuando su parque está vestido con las flores de cerezo. 

Los Hosokawa, quienes gobernaron el feudo de Higo (el antiguo nombre de la prefectura de Kumamoto), también dejaron una hermosa residencia aristocrática de la época de Edo - el Kyu Hosokawa Gyobu-tei al otro lado del mismo parque donde está el castillo. El pabellón de té de la familia se encuentra más al sur en el parque Suizen-ji.

La espada y la pluma

Otro samurái - probablemente el más famoso de la historia de Japón - también dejó sus huellas en Kumamoto: Musashi Miyamoto, el autor del famoso Libro de los cinco anillos. Se dice que esta biblia de los guerreros japoneses fue escrita aquí en el Reigando, una gruta que está abierta al público.

Y Miyamoto no es la única persona famosa de Kumamoto. Aquí también se puede visitar las casas de los novelistas Natsume Soseki (1867-1916) y Lafcadio Hearn (1850-1904). El primero sucedió al segundo en la dirección de la cátedra de literatura inglesa en la Universidad de Tokio.

¡Vamos a Aso!

Un pico nevado tras otro, azufre, fumarolas y tradiciones seculares: es difícil pasar por Kumamoto sin visitar el volcán regional, el monte Aso, la celebridad que atrae millones de visitantes cada año.

Tanto en verano como en invierno, sus cinco picos son ideales para hacer excursiones en la inquietante caldera (inmenso cráter volcánico) de esta belleza hipnotizante, salpicada de lagos de montaña y prados verdes. Ten en cuenta que se debe estar bien equipado para estas caminatas.

La región de Aso es, obviamente, el lugar ideal para lujosos baños termales enclavados en los valles escarpados, por ejemplo Kurokawa o Tarutama.

Y del otro lado del macizo volcán, que reboza hacia el este sobre las prefecturas de Miyazaki y Oita, está el pueblo de Takachiho, cuna de tradiciones y mitos ancestrales: los bailes tradicionales Kagura y la diosa del sol Amaterasu quien, según dice la leyenda, está directamente emparentada con la familia imperial.