El jardín Suizen-ji Joju-en   水前寺成趣園

Fecha de publicación :
jardín Suizen-ji

Vista del jardín Suizen-ji Joju-en desde la entrada.

A lo lejos se puede ver una colina con la forma del Monte Fuji.

A lo lejos se puede ver una colina con la forma del Monte Fuji.

Los koi se pasean en las aguas puras del Suizen-ji.

Los koi se pasean en las aguas puras del Suizen-ji.

El Kanto de Kyushu

Alejado de la ciudad de Kumamoto, el jardín Suizen-ji en Joju-en nos transporta a la época de la ruta de Tokaido que en aquel entonces conectaba a Edo y Kyoto pasando por el lago Biwa y el Monte Fuji.

La historia de Suizen-ji se remonta a 1636 cuando Tadatoshi Hosokawa, quien gobernaba la región, decidió construir una casa de té y un templo no muy lejos del castillo - el Suizen-ji - ahora desaparecido.

Luego, en un transcurso de ochenta años, el jardín realmente tomó forma gracias al reinado de su hijo y de su nieto, Tsunatoshi Hosokawa, quien lo nombró Joju-en.

El pabellón que vemos hoy en día no es el original sino una reconstrucción hecha en 1912. Este fue hecho de un edificio de un Palacio Imperial de Kyoto, con motivo de la designación del jardín como un "sitio histórico de belleza pictórica."

Un mundo en miniatura

El jardín está diseñado alrededor de un gran estanque que reproduce el Lago Biwa y se extiende al pie de una pequeña colina que representa el triángulo perfecto del Monte Fuji. Estas son dos de las 53 etapas del camino de Tokaido que el paseo alrededor del estanque intenta representar. Esta técnica de reproducir un paisaje conocido en un jardín se conoce como tsukiyama.

La estética del jardín también usa la técnica shakkei que consiste en la integración de los bordes del jardín con el paisaje circundante para darle dimensiones infinitas. En el pasado el jardín estaba integrado a los cinco picos del Monte Aso pero, por desgracia, esto ya no se puede ver debido a la urbanización de la zona.

A la izquierda, después de la entrada del jardín se encuentra el santuario Izumi donde se honran los miembros de la familia Hosokawa. También en la entrada hay un chōzuya, una fuente de agua especialmente bella y cubierta de vegetación, donde los creyentes se purifican antes de entrar al santuario.

Agua de roca

El agua del estanque -que viene directamente del Monte Aso - es particularmente clara y se dice que fue por su pureza que Tadatoshi Hosokawa habría elegido este lugar para ubicarlo.

Hoy en día en este estanque podemos contemplar las carpa koi de colores llamativos, otras especies de peces más pequeños, así como tortugas, todos siempre a la espera de la comida que le tiran los visitantes. 

Lee comentarios Vea los comentarios de nuestros viajeros