Adashino Nenbutsu-ji   化野念仏寺

Fecha de publicación :
Las estelas del templo Adashino Nenbutsu-ji.

Las estelas del templo Adashino Nenbutsu-ji.

Las 8000 estelas se pierden de vista

El buda del templo Adashino Nenbutsu-ji.

El buda del templo Adashino Nenbutsu-ji.

8000 Estatuas

Imagina: 8000 pequeñas estatuas de piedra para 8.000 almas abandonadas. Puede ser que el templo Adashino Nenbutsu-ji no esté entre los más bellos de Kyoto, pero su campo erizado de más de 8.000 estatuas es simplemente impresionante. Lejos de las multitudes de turistas, encaramado en una colina en el borde de un bosque de bambú, el lugar y sus alrededores revelan un aspecto muy diferente de la antigua capital.

No dejes de contemplar la calle empinada justo antes del templo, la Saga-Toriimoto con su famoso torii (puerta sagrada) y sus casas tradicionales machiya (casas de pueblo), que datan de la era Meiji (1868-1912). Tiendas de recuerdos y restaurantes han reemplazado a los habitantes, pero las antiguas residencias y casas de paja todavía dan una idea de cómo era el Japón de antaño.

Para el descanso de las almas 

En la antigüedad, la zona llamada Adashino, situada en la zona de Sagano en el extremo norte de la ciudad de Kyoto, era un gran cementerio. Aquí no sólo se enterraban los muertos sino que también había fosas comunes abiertas al cielo. Los cadáveres de personas pobres y sin familia por lo general eran abandonados y quedaban sin sepultura. Hace unos 1200 años, el Kobo Daishi (también conocido como Kukai, 774-835), el famoso fundador de la secta budista Shingon-shu, hizo enterrar los huesos de los cadáveres y erigió un templo, el Nyorai-ji.

Más tarde, el venerado monje Honen (1133-1212) construyó un dojo para recitar oraciones budistas (Nenbutsu) para el descanso de estas almas. El lugar fue entonces llamado Nenbutsu-ji. Así, por muchos siglos, la gente continuó trayendo los muertos para enterrarlos en esta parte de la ciudad. Estelas, estatuas y mini stupas cubren las tierras de Adashino, convirtiendo el lugar en un vasto cementerio.

Finalmente en paz

En la era Meiji a principios del siglo XX las autoridades y los residentes reunieron todas estas lápidas en el interior del Nenbutsu-ji Adashino, de ahí su nombre. Estas miles de almas finalmente encontraron un lugar para descansar en paz y son honradas cada año el 23 y 24 de agosto en una ceremonia conmemorativa llamada Sento Kuyo. Durante dos noches, mientras un monje canta sutras, más de un millar de velas (sento) iluminan las estatuas de piedra. Este lugar que ya es extraño durante el día se vuelve aún más sobrenatural durante estas noches.

Lee comentarios Vea los comentarios de nuestros viajeros