Byodo-in   宇治平等院

Fecha de publicación :
El Fenghuang o fénix chino, en el tempio Byôdô-in, en Kyoto.

El Fenghuang o fénix chino, en el tempio Byôdô-in, en Kyoto.

El Byodo-in es considerado la máxima expresión del arte aristocrático del período Heian (794-1185).

El Byodo-in es considerado la máxima expresión del arte aristocrático del período Heian (794-1185).

La sala principal del templo  Byodo-in (Kyoto), antes de la restauración.

La sala principal del templo Byodo-in (Kyoto), antes de la restauración.

Las alas del deseo

Registrado en el patrimonio mundial de la Unesco, este edificio es considerado la máxima expresión del arte aristocrático del período Heian (794-1185)

En la ruta sur de Kyoto se encuentra la ciudad Uji, famosa por su producción de té. Aquí se encuentra el templo Byodo-in de la secta budista Jodo, dedicado al culto de Amida, el Buda cósmico de la "luz infinita".

Construido en 1053 en una pequeña isla, el edificio central es llamado "el pabellón del Fénix" o hoodo, ya que su forma arquitectónica con dos alas evoca el vuelo del legendario animal. Además, dos aves fénix esculpidas entronan el techo. Su característica más notable, sin embargo, es una colosal estatua de madera.

Atribuida al monje y maestro artista Jocho (muerto en 1057), la estatua representa al Buda Amida en compañía de la bodhisattva (promesa de iluminación). Está situada en el interior del edificio principal y se visita en grupos pequeños.

El Byodo-in estuvo cubierto con grandes lonas entre septiembre del 2012 y abril del 2014 mientras el Pabellón del Fénix estaba siendo restaurado en bermellón y las dos estatuas del ave fénix renacían de sus cenizas con un nuevo brillo. 

El cielo en la tierra

En sus orígenes, el edificio era una villa deseada por un jefe de clan, el regente Fujiwara no Michinaga (966 a 1027). Su hijo Yorimichi transformó la residencia en un templo de la secta budista Tendai. En ese momento se construyeron un jardín y un estanque (mucho más grandes que los actuales) para paseos en barco. Desde que la secta amidista ocupó el Byodo-in, el complejo tiene como objetivo recrear el paraíso budista en la tierra. El Byodo-In es un testimonio de la fe y del estilo de vida de la nobleza en una época pasada cuando la divinidad era humanizada y la compasión era misericordiosa. 

En el otro extremo del parque está un museo contemporáneo construido en el 2000 y diseñado por el arquitecto Akira Kuryu (nacido en 1947). Aquí se exhiben los tesoros del sitio entre los cuales están los músicos bodhisattva que se parecen mucho a los querubines de la imaginería cristiana. Un sitio muy encantador.

Lee comentarios Vea los comentarios de nuestros viajeros