Gion y Higashiyama   祇園 & 東山

Fecha de publicación :
Una tienda de Gion bajo los cerezos.

Una tienda de Gion bajo los cerezos.

Una geisha saliendo de una casa de té en el barrio Gion.

Una geisha saliendo de una casa de té en el barrio Gion.

Un mundo de ilusiones

En este barrio, que antes era el barrio de los placeres, muchas puertas permanecen cerradas a los extranjeros. A pesar de la metamorfosis urbana, aquí el espíritu de Kyoto sigue afirmándose una y otra vez. Afortunadamente todavía existen muchas maneras de pasarla bien.

Gión mantiene, año tras año, la tradición de las geishas, inconfundibles símbolo de Kyoto.  Aquí ellas se llaman geiko. Después de haber estudiado por años canto, danza baile y etiqueta, estas mujeres artistas alquilan su talento. Son una siluetas discretas que no se dejan ver por extraños. A veces se pueden ver las maiko (aprendiz de geisha), caminando con sus zuecos, envueltas en un kimono de seda atado a la cintura con un cinturón ancho (obi), saliendo de una casa de té, escondidas en un callejón y aferradas a su teléfono móvil como cualquier otra joven de su edad.

Al atardecer se animan las calles. Los chillones neones atraen a los transeúntes. En las puertas de los bares se paran jóvenes vestidos de traje y con el cabello decolorado, asechando clientes potenciales. Estas son otras épocas, las geishas ya no está corriendo de cita en cita. Estacionamientos, bares con anfitrionas y love hotels están ganando terreno a expensas de las antiguas casas de madera. Afortunadamente, la calle peatonal Shinbashi Dori se resiste a cambiar.

Gion es también la zona de templos budistas como el Chion-in, el Kennin-ji o el Shoren-in. También es un lugar donde se celebran muchos festivales. El Yasaka Jinja, el "Santuario de Gion," debe su fama a la fiesta más famosa y popular, el Gion Matsuri. El Kyo Odori en primavera y el Gion Odori en otoño atraen a los visitantes  que quieren disfrutar de las danzas de las geiko. 

Al este de Gion se encuentra el encantador barrio de Higashiyama adosado a las montañas. Con sus calles adoquinadas que llevan al templo Kiyomizu-dera, el vecindario te invita a olvidar los problemas de la vida diaria y acercarte a la sabiduría budista. Si te interesan las artes escénicas no debes perderte una presentación en el Kyoto Kaikan Kanze Teatro Noh.

Lee comentarios Vea los comentarios de nuestros viajeros