Kibune   貴船

Fecha de publicación :
Uno de los restaurantes instalados sobre el agua del río Kibune-gawa.

Uno de los restaurantes instalados sobre el agua del río Kibune-gawa.

Los escalones que llevan al Kibune jinja.

Los escalones que llevan al Kibune jinja.

Ceremonia sintoísta en los recintos Kibune-jinja

Ceremonia sintoísta en los recintos Kibune-jinja

Los techos del  Kibune-jinja.

Los techos del Kibune-jinja.

El tengu frente a la estación Kurama-dera.

El tengu frente a la estación Kurama-dera.

Un niño tratando de atrapar los nagashi somen.

Un niño tratando de atrapar los nagashi somen.

Río Místico

Kibune cuyo nombre significa " barco precioso", es un pueblo pintoresco y poco común. Fue construido en la una montaña y tiene una sola calle la cual por un lado tiene los edificios y los ryokan y por el otro un río, el Kibune-gawa. 

Para llegar a Kibune desde Kyoto tienes que usar la línea de tren Eizan Kurama. Viajar en este tren ya de por sí es un experiencia inolvidable. El tren tiene un solo coche y uno se sienta mirando hacia las ventanas para disfrutar mejor del paisaje. Este cambia de paisaje urbano a paisaje natural muy rápidamente. Un paseo que es una delicia en cualquier época del año.

Hay que bajarse en la estación de Kibune-guchi (貴 船 口 駅), la penúltima estación de la línea. A partir de ahí, uno se puede montar en un autobús pequeño, o bien hacer una caminata de unos quince minutos y llegar al pueblo.

Río Místico

Lo que hace que Kibune sea tan original y atractiva es la presencia de numerosos restaurantes sobre el ríoLa experiencia de estar sentado en un tatami en una mesa a pocos centímetros por encima del agua es maravillosa. Uno puede ver el río, escuchar el agua fluir y descender la pendiente, y saborear los deliciosos platos japoneses, rodeado de agua y la vegetación. Un rato inigualable.

Durante tu visita, no puedes dejar de comer los nagashi somen (流しそうめん), esos finísimos fideos que se atrapan con palillos mientras fluyen ante tus ojos en pequeños montones deslizándose por un tobogán de agua hecho de bambú.

Kibone es muy popular entre los japoneses - sobre todo cuando hace mucho calor. A pesar de que se llena de turistas el pueblo sigue manteniendo su encanto.  

Santuario en las montañas

Kibune es también conocido por el hermoso santuario sintoísta que se encuentra en su calle principal. Vas a tener que subir un montón de escalones (84 para ser exactos) para conocer el Kifune-jinja (貴船神社). Es el precio a pagar para poder honrar a la deidad sintoísta del agua, venerada en este lugar.

Aquí están los omikuji (おみくじ), oráculos escritos en un papel elegido al azar que se sumerge en agua bendita. Lúdico y espiritual a la vez.

Originalmente, el santuario Kifune estaba al extremo de la "calle principal" de Kibune. Hoy en día, ese lugar alberga otro santuario llamado Kibune-jinja-okumiya (貴船神社奥宮, "el santuario al final de Kibune").

Continuar con una caminata

Si estás de humor para una caminata no muy larga, puedes cruzar el pequeño puente sobre el río cerca de Kifune-jinja y entrar en un hermoso bosque en la montaña. La verdad es que la pendiente es bastante pronunciada, pero, tal vez sentirás la energía mística y espiritual que reina en estos lugares y te dará un poco de energía extra para subir.

El sendero lleva al Kurama-dera (鞍馬寺). Este templo fue fundado en 770 por un monje Gantei que vino de Nara y pertenecía a la escuela budista Tendai. Hoy en día, debido a algunas de sus prácticas atípicas y a la tríada venerada, el templo se separa de las otras escuelas budistas japonesas. Se dice que este templo emana una fuerte energía mística.

Al final del día, cuando ya tengas que regresar a Kyoto, ve hasta el final del camino en la montaña. Este te llevará hasta la estación de Kurama (鞍馬駅), al final de la línea. En frente de la estación hay un enorme tengu (天狗, benévola deidad Shinto) con una gigantesca nariz que te deseará un retorno seguro.


Lee comentarios Vea los comentarios de nuestros viajeros