Kiyomizu-dera   清水寺

Fecha de publicación :
Vista del Kiyomizu-dera suspendido en la montaña.

Vista del Kiyomizu-dera suspendido en la montaña.

Puerta Deva del Kiyomizu-dera.

Puerta Deva del Kiyomizu-dera.

Pagoda del Kiyomizu-dera.

Pagoda del Kiyomizu-dera.

Encaramado en la montaña, el Kiyomizu-dera tiene la ciudad de Kyoto a sus pies.  en la montaña, el Kiyomizu-dera tiene la ciudad de Kyoto a sus pies.

Encaramado en la montaña, el Kiyomizu-dera tiene la ciudad de Kyoto a sus pies.

La campana del templo Kiyomizu-dera en Kyoto.

La campana del templo Kiyomizu-dera en Kyoto.

Mapa del Kiyomizu-dera desde la puerta Deva hasta la cascada Otowa.

Mapa del Kiyomizu-dera desde la puerta Deva hasta la cascada Otowa.

El Kiyomizu-dera está enterrado en el bosque.

El Kiyomizu-dera está enterrado en el bosque.

La cascada Otowa que le da el nombre al templo de Kiyomizu-dera.

La cascada Otowa que le da el nombre al templo de Kiyomizu-dera.

Subir más alto

Para conocer a fondo el Kiyomizu-dera no es necesario seguir todos los pasos espirituales recorridos por los antiguos peregrinos.

Después de haber encontrado el camino a través del laberinto de las estrechas calles comerciales de Gion y de haber realizado la difícil subida por las colinas de Higashiyama, la gran recompensa es poder apreciar la puerta roja llena de detalles, Deva, y el fuerte contraste con el blanco inmaculado de las paredes.

Las maravillas no terminan aquí pues también está la puerta occidental que oculta una pagoda de tres pisos coronada con una flecha de metal forjado. El primer edificio, la sala Zuigu-do, se revela por el lazo izquierdo. Esta construcción ofrece una de las experiencias más extraordinarias y lo pone a uno en el estado espiritual necesario para acercase a los misterios del templo que es patrimonio de la humanidad.

Un renacimiento

Después de pagar con una moneda y de haberse quitado el calzado de peregrino, se puede acceder al útero de Daizuigu Bosatsu, la madre de Buda. Una vez adentro, sumergido en la oscuridad, la experiencia sensorial termina cuando se revela una inaudita piedra iluminada que permite cumplir un voto al hacerla girar sobre sí misma. La salida de este vientre materno deja a más de uno completamente perplejo, pero la sala Zuigu es tan emocionante que general interés por conocer mejor los otros secretos de Kiyomizu-dera.

La llegada a la zona sagrada

Es sólo después de haber pasado por los pasillos de Zuigudo y Kaizando que se distingue el camino al edificio principal. Los edificios de la izquierda también son dignos de ser visitados y tienen un precioso jardín y el Jojuin, a menudo ignorado por los turistas, pero es digno de atención aunque sólo sea por las flores de loto verdes y rosa que animan los caminos. No dejes de observar la fuente del dragón Seiryu, que le da el nombre al festival fiesta Seiryuue celebrado en marzo, abril y septiembre. Una vez que se ha pagado la entrada al templo, el espectáculo te impresionará.

El pabellón principal, o Hondo, se levanta sobre una plataforma de madera montada en unos pilotes a una altura de dos metros sobre el precipicio. La vista panorámica desde aquí abarca toda la ciudad de Kyoto acompañada por la abundante vegetación de la zona, de una belleza que aún más en primavera cuando los cerezos florecen o el otoño, cuando las hojas de arce se encienden. Puedes tranquilizarte pues hay barandillas que protegen a los incautos de una caída que, según la leyenda, ha visto sucumbir a muchos amantes. En la mayoría de los casos no fueron caídas fatales gracias a los arbustos amortiguadores. 

El Hondo tiene una estatua de bronce de la bodhisattva Kannon que tiene once cabezas y cien brazos, conocida por su compasión. Al igual que lo hacen cientos de los japoneses que entraron contigo en este recinto, enciende una vela por la salud y la felicidad de tu familia.

El templo de "agua pura"

A la salida del edificio principal, una prueba espera a las almas solitarias en busca del amor verdadero. El santuario Jishu tiene dos piedras separadas por dieciocho metros. Se dice que si una persona logra recorrer esta distancia con sus ojos cerrados, las posibilidades de encontrar a su alma gemela aumentan. Si la persona lo logra pero con la ayuda de la voz de una tercera persona, va a necesitar un intermediario para encontrar su alma gemela. Hay muchas personas, especialmente jóvenes, que intentan pasar esta prueba una y otra vez .

La etapa final del circuito de Kiyomizu tiene lugar en el sitio donde el templo adquirió su nombre. El agua de la cascada Otowa en la parte inferior de la terraza con pilotes se reúne después de una caída por varios escalones. La cascada por si misma atrae un enjambre de los turistas que visitan el templo. Se dice que su agua sagrada tiene propiedades curativas y trae buena suerte. Dividida en tres corrientes, el agua de la cascada puede beberse con unas cucharas con un largo brazo de metal y han sido esterilizadas con rayos UV. Cada corriente de agua está relacionada con un poder diferente. Una trae éxito académico, otra longevidad y la última, éxito en el amor. Te aconsejamos que no trates de beber de las tres aguas pues la avaricia está mal vista y llamarás la atención de manera negativa de los centeranes de japoneses que están en fila esperando su turno.

Al final de este recorrido, para aquellos que deseen una experiencia más aventurera, hay un camino que atraviesa el bosque y llega a la pagoda de tres pisos Koyasu, visible desde la plataforma. Esta es bien popular entre las futuras madres ya que se dice que ayuda a facilitar el parto.

A los amantes del Kiyomizu-dera les gusta regresar en primavera, en agosto y en el otoño, cuando se puede acceder a la estructura de noche y está iluminada. La impresión mística aumenta con el juego de luces y el aura de Kannon se fortalece aún más.

Lee comentarios Vea los comentarios de nuestros viajeros