Kurama-dera   鞍馬寺

Fecha de publicación :
El frente del Kurama-dera.

El frente del Kurama-dera.

El Tengu a la entrada del Kurama-dera.

El Tengu a la entrada del Kurama-dera.

El techo del Kurama-dera.

El techo del Kurama-dera.

El interior del Kurama-dera.

El interior del Kurama-dera.

Puedes comer Nagashi en el Kurama-dera.

Puedes comer Nagashi en el Kurama-dera.

Un templo místico budista en Kyoto

Kyoto concentra una cantidad inigualable templos y santuarios. Para ser completamente honestos, será difícil visitar todos estos tesoros durante tu visita a la ciudad. Pero hoy queremos presentarte uno que merece toda tu atención.

¿Amas la naturaleza ? Los alrededores de la ciudad te ofrecen varias atracciones turísticas como Arashiyama (嵐山) en el oeste o Uji (宇 治), en el sur, famosa por su excelente producción de té. Lamentablemente la popularidad de estos lugares opaca la existencia de otros que también son dignos de ser visitados, entre ellos el Kurama-dera.

Misticismo auténtico

Kurama-dera es un templo budista ubicado al norte de Kyoto en la montaña del mismo nombre, cerca del famoso Monte Hiei (比叡山). Fue fundado en 770 por el monje Gantei originario de Nara y pertenece a la escuela budista Tendai.

Hoy en día el templo tiene unas prácticas no estándar y venera a una tríada de dioses, lo cual lo separa del resto de las escuelas budistas japonesas.

Kurama-dera ha sufrido muchos incendios a lo largo de su historia pero las estatuas y otros bienes siempre han podido ser rescatados y ahora se han convertido en tesoros reconocidos por el Estado. A menudo se dice que el templo tiene una fuerte energía mística. La espiritualidad alrededor de este lugar sigue siendo auténtica.

El encantador viaje en la línea Eizan

Para acceder al templo de Kyoto lo primero que hay que hacer es coger la línea Eizan Kurama. El sólo hecho de montarse en el tren es una experiencia. Compuesto de un único coche, el vagón tiene sus asientos dando hacia las ventanas para que los pasajeros puedan disfrutar mejor del paisaje. El tren rápidamente deja atrás la ciudad para adentrarse en un hermoso panorama verde y con pronunciados relieves. Una delicia total en cualquier época del año.

Tienes que llegar hasta el final de la línea, la estación de Kurama (鞍馬). Apenas sales de la estación, un enorme Tengu (天狗), el famoso dios de la nariz larga, te dará la bienvenida. Los Tengu a menudo son considerados Kami (deidades sintoístas) benefactores.

Hay un teleférico que leva al templo pero nosotros te aconsejamos que subas caminando. El camino es corto y fácil y es una maravillosa oportunidad para absorber la energía mística y espiritual que reina en estos lugares. Al final, se llega al imponente complejo de Kurama-dera y su enorme edificio Kondô (金堂).

El paseo no termina allí

Una vez que haya terminado de visitar Kurama-dera ¿por qué no continuar la aventura? Si lo deseas, puedes seguir escalando la montaña.

El paseo en este hermoso bosque de cedros es muy agradable. Sigue el sendero marcado y llegarás a Kibune (貴 船). Kibune es un pueblo pintoresco y encantador. Aunque es bastante turístico su santuario sintoísta merece ser visitado.

Finalmente, no puedes irte sin haber comido los nagashi somen (流しそうめん), unos delgadísimos fideos de trigo que se atrapan con  palillos mientras se deslizan por un tobogán con agua hecho de bambú. Una interesente especialidad local.


Lee comentarios Vea los comentarios de nuestros viajeros