Museo Miho   ミホミュージアム

Fecha de publicación :
Entrada al Museo Miho, un edificio subterráneo diseñado por Ieoh Ming Pei.

Entrada al Museo Miho, un edificio subterráneo diseñado por Ieoh Ming Pei.

La sala grecoromana del Museo Miho.

El gran ventanal del Museo Miho que abre hacia el bosque de pinos y arces.

El gran ventanal del Museo Miho que abre hacia el bosque de pinos y arces.

Belleza exquisita

Cerca de Kyoto, el bosque de pino rojo que cubre las montañas de Shiga - una reserva natural clasificada - es el hogar de un museo de arte oriental fuera de lo común.

Un túnel, un puente de cable suspendido sobre un precipicio... y luego la monumental entrada al Museo Miho que tiene una colección de más de mil piezas. El museo inaugurado en 1997 fue diseñado por el arquitecto estadounidense de origen chino Ieoh Ming Pei (nacido en 1917), creador del Gran Louvre y sus pirámides en París. El edificio tiene tres cuartas partes de la construcción bajo tierra para preservar el entorno y está bañado en luz natural gracias a un gran ventanal con vistas al paisaje de pinos y arces que lo rodea.

Museo no sectario

El museo fue construido con un fondo establecido por Mihoko Koyama (1910-2003), una rica heredera y fundadora de la secta mesiánica Shinji Shumeikai. Ella le pidió al arquitecto que hiciera una representación del Shangri-la, el legendario paraíso terrenal ubicado en un valle escondido del Himalaya.

Los tesoros colectados (con cheques de grandes cantidades) por la suma sacerdotisa de esta religión no se limita a un tema o área geográfica.

Piezas principales

El ala norte tiene exposiciones temporales dedicadas a los principales elementos de la estética japonesa: la ceremonia del té, caligrafía, cerámica, pinturas, máscaras y estatuas budistas. El ala sur reúne a cientos de piezas de la civilización sasánida, persa, egipcia, romana y de los imperios chinos ...El foco es la cultura y las tradiciones y los orígenes de la ruta de la seda, presentadas en una magnífica escenografía.

Algunas piezas como la estatua de oro y plata del dios egipcio Ra y el Buda misericordioso de Pakistán (siglo II) pudieran darle envidia a cualquiera de los renombrados museos internacionales ... Y las salas dedicadas a China y el Sudeste asiático en particular, son perfectos para descubrir la gran influencia de la cultura persa en el arte chino y para entender el camino de difusión de la religión budista.


Lee comentarios Vea los comentarios de nuestros viajeros