Myoshin-ji   妙心寺

Fecha de publicación :
Myoshin-ji.

Edificio principal del Myoshin-ji.

Fachada del Myoshin-ji

Fachada del Myoshin-ji.

Una de las entradas al templo  Myoshin-ji en Kyoto.

Una de las entradas al templo Myoshin-ji en Kyoto.

Los altos muros del complejo de Myoshin-ji protegen 47 templos.

Los altos muros del complejo de Myoshin-ji protegen 47 templos.

Los caminantes del templo

Una ciudad dentro de una ciudad. El Myoshin-ji y su laberinto de caminos adoquinados conducen a la vía del zen.

El tamaño de este lugar es inmenso pero no intimidante. Bajo las dos enormes puertas que protegen las entradas norte y sur hay centros de información que distribuyen mapas e itinerarios para una visita serena.

Los altos muros cuidan celosamente los cuarenta y siete templos. La escuela de Myoshin, a la cual ellos pertenecen, es la más importante de las cinco escuelas zen Rinzai. Esta fue fundada por el emperador Hanazo (1297-1348) quien abandonó el trono del crisantemo para dedicarse a la vida monástica dentro de su antiguo palacio personal.

¿Cuál es el sonido de una mano aplaudiendo?

El estudio de los koan es en un aprendizaje esencial de la escuela zen Rinzai. Estos tienen forma de acertijos extraños o historias absurdas y funcionan desestabilizando hasta las mentes más seguras y haciendo que surga la "gran duda". Este cuestionamiento intelectual es un paso esencial en el camino hacia el satori, término japonés que significa iluminación. Durante siete siglos, la escuela Myoshin se ha distinguido por su pedagogía que no practica los koan tradicionales. En esta escuela los maestros son alentados a componer sus propias adivinanzas adaptándolas según el carácter y las necesidades particulares de sus estudiantes.

Un templo puede esconder otro templo

Además del Torinin, sitio famoso por su ryori shojin (cocina vegetariana), el complejo tiene una gran cantidad de tesoros dignos de ser visitados. Cada templo tiene sus propios ritos y jardines, sus fiestas y sus colecciones de arte. El Taizoin, ubicado al sur-oeste del complejo, es uno de los más notables. Su karesansui o "paisaje seco" de 170 m2 fue diseñado por el pintor Kano Monotobu (1476-1559) con el más puro estilo de la era Muromachi (1336-1573). El artista creó una cuadro en tres dimensiones usando el verde profundo de los arbustos de camelia y al ocre rojo de las rocas que iluminan el gris perla de la arena.

Otro jardín, diseñado por el paisajista Nakane Kinsaku (1918-1995), invita a los visitantes a serpertear junto a un arroyo y sus meandros alrededor de las islas en forma de conchas de tortuga y de colinas con curvas pulidas. El sonido musical de la cascada de la cual sale el aroyo añade el toque especial al paisaje. 

En el edificio principal se puede admirar una de las pinturas más antiguas hecha en tinta en Japón "la pesca de bagre con un garrote" por el maestro y monje Josetsu Taiko (finales del siglo XIV- principios del siglo XV) que data entre 1410 y 1415. Independientemente de su título poco poético, la obra es una joya y está clasificada como tesoro nacional.

Por 7500 yenes puedes experimentar algunas de las actividades monásticas. El programa organizado por el templo incluye: introducción a la meditación, descubrimiento de la caligrafía, degustación de té y curso de cocina vegetariana. Un guía que habla inglés comparte su conocimiento del sitio y de las prácticas tradicionales. Una experiencia sabrosa, llena de vida y de una espiritualidad muy japonesa.

Lee comentarios Vea los comentarios de nuestros viajeros