Shigaraki Kenzo Tobo   しがらき顕三陶芸倶楽部

Fecha de publicación :
Taller de cerámica en Shigaraki.

Taller de cerámica en Shigaraki.

La table d'un repas Kaiseki servit avec de la céramique shigaraki à Kenzo Tobo.

Mesa con comida kaiseki servida en cerámica shigaraki en Kenzo Tobo.

Casa de huéspedes del taller Shigaraki.

Casa de huéspedes del taller Shigaraki.

Compartiendo un café en el taller.

Compartiendo un café en el taller.

Sumergirse en el mundo de la cerámica

No muy lejos de Kyoto, cerca de los hornos de los alfareros de Shigaraki, existe un taller como ningún otro, dispuesto a recibir a todos los amantes de la cerámica japonesa.

Shigaraki es un pueblo en las afueras de Kyoto poco visitado por los turistas. Aquí encontrarás mayormente hornos de cerámica que producen la Shigarakiyaki, los cuales puedes visitar.

Esta cerámica de apariencia tosca áspera (su toque distintivo) es utilizada por los expertos para servir platos de la cocina tradicional kaiseki. Está muy de moda y evoca las formas de la antigua cerámica japonesa. La popularidad de la Shigaraki se debe en gran parte al maestro Ogawa Kenzo quien la ha puesto de moda.

Un verdadero taller de maestro

El taller en el que Ogawa Kenzo todavía trabaja hoy es precisamente donde el Shigaraki Kenzo Tobo ha crecido.

Este es un lugar muy especial ubicado en medio de la naturaleza de las colinas de Shigaraki, donde los visitantes se sumergen en una atmósfera irreal, la del mundo de la cerámica.

El Kenzo Tobo ofrece una verdadera iniciación práctica y espiritual en el arte de la cerámica japonesa. Aquí tienes la oportunidad de crear cerámicas Shigaraki utilizando la rueda de alfarero o simplemente a mano y terminar tu producto con vidriado. Los técnicos entrenados por Ogawa Kenzo son los guías en el proceso. Los talleres duran de 1 a 2 horas y luego recibirás tu obra por correo una vez que se haya completado el largo proceso de los 6 pasos del esmalte (un mes).

Taller, café y casa de huéspedes

Aquí también hay una muy especial casa de huéspedes donde te puedes alojar. El alojamiento es sencillo y rústico al igual que todo el sitio. El salón contiguo es tanto una sala de relajación como una sala común para cenar y tomar café. La comida se sirve en platos de cerámica Shigaraki, tal vez incluso los que tú mismo hiciste. Aquí tendrás la oportunidad de hablar relajadamente con los artesanos locales. El ambiente es informal y cordial.

No es una sorpresa que aquí también hay una galería con las obras del maestro y sus ayudantes, las cuales son piezas únicas porque no hay dos cerámicas Shigaraki que sean iguales. 

Lee comentarios Vea los comentarios de nuestros viajeros