Shimogamo Jinja   下鴨神社

Fecha de publicación :
Entrada al Shimogamo-jinja.

Entrada al Shimogamo-jinja.

Torii del Shimogamo-jinja.

Torii del Shimogamo-jinja.

El Shimogamo-jinja es la escenografía para el desfile Heian-kyo para el Matsuri.

El Shimogamo-jinja es la escenografía para el desfile Heian-kyo para el Matsuri.

Un santuario bien conciliador

El bosque Todasu-no-mori abraza y protege al Shimogamo-jinja como a un tesoro. Este santuario tiene otro muy cerca, su hermano, el Kamigamo Jinja.

En la desembocadura de los ríos Kamo y Takano, allí donde los visitantes son más escasos, descansa el decano de la Kyoto ancestral, el santuario más antiguo de la ciudad, patrimonio de la humanidad según la UNESCO.

La entrada al santuario se hace a través de un tradicional torii  (portal sintoísta). Dentro del recinto, una franja de agua conduce al pequeño edificio Mitarashi, dedicado al dios de la purificación. Es muy agradable pasear entre los edificios de colores vivos y no hay que perderse el Hondo, el edificio principal, reconstruido en el siglo XIX idéntico al original. El Maidono, reconstruido en su forma actual en el siglo XVII, recibía a los emperadores en sus visitas. Cada año el 15 de mayo, desde aquí se inicia el desfile histórico de Heian-kyo, la antigua Kyoto, hacia el Aoi Matsuri. Los habitantes de Kyoto vienen a este evento en masa, casi como lo hacen para el Año Nuevo, fecha propicia para viajes familiares y oraciones dentro del recinto.

Hipócritas, abstenerse

Anteriormente, la costumbre indicaba que el conjunto del Shimogamojinja fuera destruido y reconstruido cada veintiún años. Como esto implica costos muy altos, hoy día sólo hay una docena de construcciones Shinto que siguen esta tradición. Desde que el Shimogamo-jiinja fue nombrado Tesoro Nacional la práctica se limita a la renovación del sitio. 

El bosque Todasu-no-mori, "bosque donde las mentiras salen a la luz", le pone el toque final a la leyenda alrededor del santuario dedicado a la diosa de la cosecha, ya que es el lugar donde se deshonran los hipócritas.

Lee comentarios Vea los comentarios de nuestros viajeros