Templo Chion-in   知恩院

Fecha de publicación :
Entrada al templo Chion-in.

Entrada al templo Chion-in.

El templo Chion-in.

El templo Chion-in.

La noche en los jardines del templo Chion-in.

La noche en los jardines del templo Chion-in.

El espectacular Templo Chion-in

Todo es grande, hipnótico y notable en el Chion-in. Pareciera que ha sido construído con la única intención de sorprender a los visitantes.

El Chion-in realmente destaca entre la multitud de edificios religiosos en Kyoto. Situado en lo alto de la zona de Higashiyama, este templo multifacético tiene muchas sorpresas. En primer lugar, hay que tener piernas bien fuertes para poder verlo pues el templo está lleno de escaleras y escalones. Pero hay que admitir que esto lo hace aún más majestuoso y refuerza la sensación de que uno es un humilde transeúnte frente a los veinticuatro metros de altura y cincuenta de ancho de la inmensa puerta, la San-mon. Esta es la puerta de madera más grande del archipiélago y su arco de entrada está al final de unos cincuenta escalones. Una vez que uno está arriba, vale la pena darse la vuelta para admirar las vistas panorámicas del Maruyama-Koen y el Yasaka Jinja.

Un ave vigilante

Para el deleite de los niños y los que han leído el Clan de Otori, novelas del autor Ian Learn, los pasillos exteriores están cubiertos con un tipo de parqué llamado uguisu-bari. El piso hace un chirrido parecido al canto de un ruiseñor. Este es un ingenioso truco del Nijo-jo, para delatar a los intrusos que entraran a molestar la tranquilidad de la residencia monástica. Una vez que se pasa esta prueba se puede llegar al una de las rarezas que contiene el Chion-in que es una campana de setenta y cuatro toneladas que data de 1633, la más pesada de todo Japón.

La estética de lo sagrado

El edificio principal todavía recibe muchas ceremonias religiosas en un lugar que fue el fermento de una de las tres ramas de amidismo, la secta Jodo, llamada la "de la tierra pura". Este edificio diseñado por Honen (1133-1212), cuyas cenizas reposan en el mausoleo cerca de la gran campana, sigue siendo uno de los más populares en Japón ya que es bien accesible.

Para terminar con una nota estética, los dos jardines japoneses Yuzen y Hojo revelan la monotonía de los bellos edificios de madera gracias a sus colores exuberantes que se aprecian mejor durante el verano. 

Desde los pilares del edificio principal hasta los detalles minuciosos de los grabados más pequeños, hacen que el Chion-in esté entre los templos más espectaculares. 

Los comentarios Vea los comentarios de nuestros viajeros