Tofukuji   東福寺

Fecha de publicación :
Los arces del templo Tofukuji.

Los arces del templo Tofukuji.

La puerta Sanmon del templo Tofukuji.

La puerta Sanmon del templo Tofukuji.

La vana búsqueda de los árboles de arce

Figura importante del budismo zen, el Tofukuji deleita especialmente a los entusiastas de momiji, el rojo follaje que adorna los árboles de arce en el otoño.

Al igual que el Kodaiji, el Tofukuji pertenece a la secta budista zen Rinzai. Nació de una idea ambiciosa: que tenía que ser el templo más grande de Japón, basado en el modelo de dos templos de Nara, el Todaiji con un enorme Buda y el Kofukuji con una altísima pagoda. Lamentablemente este templo tuvo muy mala suerte y fue víctima de incendios en 1319 y 1334 y fue destruido en 1881. A pesar de que desde entonces ha sido reconstruido y fue reorganizado sin cesar, hay algunos elementos que no sobrevivieron como los cerezos, completamente erradicados en el siglo XV.

El atractivo principal del templo es su gran portal, la puerta Sammon, clasificada tesoro nacional desde 1952. Esta es impresionante por su tamaño y se puede cruzar después de haber pasado un puente sobre el río cercano. La verdad no se puede decir que sus jardines zen invitan a la meditación. El templo lamentablemente tiene que pagar su fama con la gran cantidad de visitantes que eliminan la tranquilidad necesaria para esta práctica.

Los alrededores del templo son hermosos. En otoño el paisaje se vuelve mágico cuando los arces importados de China por el fundador del Tofukuji, Shoichi Kokushi (1202-1280), se tornan rojos dando la impresión de que el paisaje está en llamas.

Contemplar los arces desde el puente de madera Tsutenkyo que se hunde en el follaje, es una experiencia que bien vale soportar los cientos de turistas que vienen de todas partes de Japón para ver el espectáculo al atardecer. Como Basho dijo: "Este atardecer de otoño, se diría el País de las Sombras."


Lee comentarios Vea los comentarios de nuestros viajeros