Inicio > Matsuyama

Matsuyama
松山

El castillo de Matsuyama vigila la ciudad

El castillo de Matsuyama vigila la ciudad situada en el mar interior de Seto.

Museo Saka no Ue no Kumo

El museo Saka no Ue no Kumo basado en la novela de Ryotaro Shiba y diseñado por Tadao Ando.

Dôgo Onsen

Al noroeste de Matsuyama, el onsen Dôgo Onsen recibe 1.5 millones de visitantes cada año.

Shiko-cool

El castillo con vistas al mar interior, o las milenarias aguas termales... ¿cuál es el símbolo de la más grande y agradable ciudad de Shikoku?

A la orilla de la más pequeña de las islas que forman el archipiélago está Matsuyama a la cual se puede llegar fácilmente desde las otras ciudades que se encuentran al lado opuesto del mar interior: Hiroshima (al norte) y Beppu -Oïta (al oeste).  La verdad es que no tiene nada que envidiarles a estas ciudades más populares: orgullosa de su castillo, famosa por sus baños de Dogo, joven y dinámica, Matsuyama es razón suficiente para animarse a visitar Shikoku.

El castillo y las sensacionales vistas 

Antes de convertirse en capital militar, Matsuyama fue una región clave para la difusión del budismo. Esto explica los 88 templos de la famosa peregrinación de Shikoku, entre los cuales está el Ishite-ji, construido en honor al monje Kukai, fundador del complejo en Koyasan.

Es en 1603 que la ciudad se convierte en un lugar estratégico para la gran provincia de Iyo, cuando el clan Matsudaira ordenó construir un castillo en la colina Katsu. A pesar de que perdió dos plantas durante su reconstrucción (1820) el Matsuyama-jo es una de las atracciones más visitadas de la zona, con impresionantes vistas de la ciudad y del mar interior. Si se baja por el lado oeste, se puede disfrutar tanto del precioso jardín de Ninomaru, construido sobre las ruinas de la antigua casa señorial, como del pequeño parque Bansui-so.

De Meiji a Miyazaki

Salimos de aquí por el sur para recorrer el hermoso museo Saka no Ue no Kumo, diseñado por Tadao Ando para mostrar el surgimiento de Japón en el ámbito internacional durante la era Meiji. Desde aquí se puede pasear por la arteria comercial que bordea  la parte sureste de la colina (al lado la parada de tranvía Okaido ). Aquí encuentras buena comida (las especialidades de Matsuyama: botchan dingo, los pasteles inspirados en los castella de Nagasaki, y goshiki somen - fideos de 5 colores) y tiendas hermosas (cerámica, antigüedades, algodón de Ehime).

A pesar de lo impresionante que es el castillo, nunca le podrá robar el show a lo que todos vienen a ver en Matsuyama: el Dogo Onsen. Dice la leyenda que este es el balneario más antiguo de Japón... ¡y ha inspirado El viaje de Chihiro de Hayao Miyazaki!

Al seguir navegando por este sitio web, está aceptando el uso de cookies para mejorar las experiencias del usuario, ofrecer contenidos personalizados pensando en los intereses del usuario, o para realizar estadísticas de visitas. Al continuar en este sitio web, está aceptando el uso de cookies. Para más información, y para configurar sus favoritos acerca de las cookies.