El Castillo de Matsuyama   松山城

Fecha de publicación :
El Castillo  medieval Matsuyama-jo es uno de los últimos doce que se han conservado en Japón.

El Castillo medieval Matsuyama-jo es uno de los últimos doce que se han conservado en Japón.

Los shachihoko presuntamente protegen al castillo del fuego.

Los shachihoko presuntamente protegen al castillo del fuego.

la vista desde la torre del Matsuyama-jo

Durante el Koyo, cuando las hojas se ponen rojas durante el otoño, la vista desde la torre del Matsuyama-jo es sin igual.

El mar interno se puede ver desde el torreón.

El mar interno se puede ver desde el torreón.

El Castillo de Matsuyama, el castillo de la colina

Instalado en el Monte Katsu, este castillo medieval domina majestuosamente la ciudad. La oportunidad perfecta para un agradable paseo entre los vestigios militares, jardines y cerezos.

Fue en 1602 que se inició la construcción del castillo de Matsuyama bajo las órdenes de Kato Yoshiaki Katou, el señor del lugar. Las decisiones políticas de mediados del siglo XVIII hacen que el castillo pase a manos de los Gamo y los Matsudaira. Pero un siglo más tarde el castillo de Matsuyama se las arregla para salvarse de un desmantelamiento, destino común de las fortalezas durante la Restauración de Meiji (el objetivo era debilitar la autoridad de los señores).

En 1784 un rayo destruyó el castillo, a pesar de que cientos de shachihoko (dioses que deben proteger los edificios contra incendios) adornaban sus techos. En 1945 es arrasado de nuevo. En 1960, el municipio de Matsuyama decide reconstruir una réplica idéntica de Matsuyama. El castillo que se puede visitar hoy día es auténtico y (parcialmente) restaurado.

Siempre más alto

El castillo de Matsuyama es un buen ejemplo de hirayama-jiro, o "castillo de altura". Se puede caminar por el flanco sur de la colina pasando por el jardín Ninomaru: una pequeña ruta pavimentada y empinada conduce al primer recinto y a la tonashi-mon, un pequeño arco único en Japón, que marca la entrada del castillo.

Por todos los alrededores se plantaron cerezos lo que hace que los jardines de la fortaleza sean una zona ideal para el hanami.

El castillo de Matsuyama es particularmente extenso y se puede entrar a casi todas sus habitaciones que exhiben objetos de arte, armaduras y espadas. Hay unas pequeñas escaleras que te llevarán a varias salas en los diferentes pisos. En el tercer piso de la torre ofrece una magnífica vista de la ciudad e incluso del mar interior, si el tiempo lo permite.

Si así lo deseas, puedes tomarte fotos vistiendo las réplicas de armaduras de samurái pues aquí están a la disposición. 

Lee comentarios Vea los comentarios de nuestros viajeros