Nagano   長野

Fecha de publicación :

Nagano, cuerpo sano, mente zen

Famosa por los Juegos Olímpicos de Invierno de 1998, Nagano es un lugar de culto para los peregrinos budistas y para los que buscan disfrutar de los hermosos Alpes japoneses.

La popularidad de Nagano se remonta a la construcción del templo de Zenkoji en el siglo VII. Considerada tesoro nacional, la cuidad recibió la primera estatua de Buda traída a Japón por los misioneros coreanos durante una visita en el año 552.

Algunas de las instalaciones construidas para los Juegos Olímpicos se han convertido en museos, como la M-Wave, o el complejo deportivo que ahora se llama  "Minami Nagano Sports Park". 

Para los que aman el ejercicio físico lo mejor es salir de la ciudad por un día y explorar a pie o en esquí las montañas que la abrazan.

Esquí y fideos de soba

Nagano es, ante todo, la capital japonesa de los deportes de invierno y excursionismo. Está bendita por los picos de los Alpes japoneses que lo rodean. Es un paraíso para los esquiadores y para los amantes de las aguas termales, y también el lugar perfecto para disfrutar de un Japón de otra época, por ejemplo en el "Little Kyoto", Takayama, o en las viejas ciudades del antiguo camino Nakasendō.

Para cuando llegue la hora de reponer fuerzas, los restaurantes en Nagano y sus alrededores ofrecen la especialidad local: Shinshu soba, finos fideos de trigo sarraceno en un caldo caliente.

Los monos de Jigokudani

Hay otros pueblos cercanos a los cuales se puede llegar fácilmente desde Nagano (en una hora y media de viaje en tren o autobús). Cada pueblo tiene sus propias atracciones especiales: en Matsumoto su castillo del siglo XVI, en Jigokudani, los famosos macacos que se divierten tomando el sol en las aguas termales, o también el museo ninja de el monte Togakushi .