La iglesia Oura   大浦天主堂

Fecha de publicación :
El interior de la Oura en Nagasaki cuyas ventanas fueron importadas desde Francia.

El interior de la Oura en Nagasaki cuyas ventanas fueron importadas desde Francia.

Oura, probablement la más famosa de las iglesias de Nagasaki.

Oura, probablement la más famosa de las iglesias de Nagasaki.

Un toque francés

Al pie del Jardín Glover, se eleva hacia el cielo de Nagasaki un campanario de color verde: Oura, creada por los jesuitas franceses, tiene fama de ser la iglesia más antigua de Japón.

La historia del cristianismo en Nagasaki es la historia de sus mártires.  Esta se inicia a mediados del siglo XVI cuando los misioneros portugueses llegaron a la isla de Kyushu para evangelizar este "nuevo mundo". El éxito fue rápido: desde Kagoshima a Fukuoka, los daimyo (señores feudales) se convirtieron, seguidos por los habitantes de sus fortalezas y luego surgieron varios seminarios e iglesias.

Pero aquellos en el poder no vieron con buenos ojos estas conversiones a la religión de los "bárbaros" (nombre a menudo dado a los occidentales) y la influencia que esta estaba teniendo. En 1614, el shogunato Tokugawa proclamó la prohibición de la religión cristiana en el archipiélago: este fue el comienzo de la represión a quienes se negaron a renunciar a su fe. De aquí resultaron víctimas los "26 mártires de Nagasaki" en 1597.

El primer campanario de Japón

La iglesia Oura rinde homenaje a estos 26 mártires. Fue contruida en 1864, en un época en la que Japón puso fin al sakoku (cierra absoluto del país hacia los extranjeros) y cuando el cristianismo volvió a estar permitido.

Fueron los jesuitas franceses miembros de las Misiones Extranjeras de París quienes inciarion su construcción: Louis Fure y Bernard Petitjean, llegaron desde París con la ambición de volver a encender la llama del cristianismo en Japón.

Oura fue originalmente una pequeña iglesia de madera, mucho más modesta que la que la reemplazó en 1879 y que ahora se encuentra al pie de la colina Yamate: una capilla gótica con estuco y madera, con un campanario octogonal que probablemente fue construido sobre el modelo de una iglesia belga, cuyos planos habían traido a Japón los dos misioneros. Este es el primer edificio de estilo occidental que ha recibido el título de Tesoro Nacional (1933).

Lee comentarios Vea los comentarios de nuestros viajeros