Isui-en   依水園

Fecha de publicación :
Vista del estanque del l jardín Isui-en.

Vista del estanque del l jardín Isui-en.

Un pequeño pabellón en el jardín  Isui-en.

Un pequeño pabellón en el jardín Isui-en.

Vista del jardín Isui-en.

Vista del jardín Isui-en.

Vista del jardín Isui-en.

Vista del jardín Isui-en.

Té y serenidad

El Isui-en es un verde y secreto enclave en el camino de Todaiji que puede ser descubierto en una trayectoria que combina agua, madera y piedra.

Ocultado a la vista del público por mucho tiempo, el Isui-en nació en 1939 en la mente de un rico comerciante coleccionista de arte chino y coreano. El esteta estaba buscando el lugar más hermoso para glorificar sus adquisiciones. Originalmente dos jardines de diferentes estilos, el Isui-en combina dos ideas de cómo domesticar la naturaleza.

La parte más antigua, revelada en la entrada, originalmente pertenecía al templo Manishu-in, en el corazón de los recintos del Kofukuji. Comprado en 1670 por un comerciante, se añadió una villa y los estanques tomaron la forma de una grúa y una tortuga, idea clásica de paisajismo para simbolizar longevidad. Este jardín flotante (la traducción literal de su nombre es "jardín de agua") se hizo aún más majestuosa cuando se le agregó la segunda parte en 1939.

Este último data de1899 y anteriormente pertenecía a otro hombre de negocios. Este es más grande y su forma es más libre y utiliza la técnica del shakkei o "paisaje prestado". El diseño hace hincapié en la perspectiva y en fijar en el paisaje los elementos exteriores más alejados. Por ejemplo, al clásico estanque se le une el horizonte de los montes Wakakusa y Kasuga así como también el capitel de la imponente puerta Nandaimon del Todaiji

Para completar la experiencia, al borde de la escena está una casa de  que todavía funciona gerenciada por la familia de los famosos maestros de té Urasenke. 

Si sigues los arremolinados arroyos a lo largo de los caminos cubiertos de musgo, te encontrarás lagartijas de cola azul chapoteando bajo las piedras y podrás conseguir una banca de madera para sentarte a contemplar el conmovedor trabajo de la naturaleza y sentirte en plenitud.

Descubre también en NARA

Lee comentarios Vea los comentarios de nuestros viajeros