Kofun: antiguas tumbas japonesas   古墳

Fecha de publicación :
La tumba del emperador Nintoku es una de las estructuras más grandes del mundo y rivaliza con  la pyramide de Gizeh.

La tumba del emperador Nintoku es una de las estructuras más grandes del mundo y rivaliza con la pyramide de Gizeh.

La cantidad de Kofun en la región de Okayama muestra la importancia del reino en los siglos IV y V.

Los haniwa, guardianes de las tumbas, estas estatuillas de barro, son un claro símbolo de la prehistoria japonesa.

Los haniwa, guardianes de las tumbas, estas estatuillas de barro, son un claro símbolo de la prehistoria japonesa.

Ojos de cerraduras

¿Qué son estos kofun, antiguas tumbas imperiales que salpican el paisaje entre Osaka y Nara? Hagámos un viaje a la prehistoria japonesa ...

Los kofun son túmulos funerarios, colinas artificiales creadas por el hombre. Le deben el nombre a su forma que asemeja la de un ojo de cerradura.

Tumbas reales

Estos montículos son todo lo que queda de las primeras tumbas de los jefes y los emperadores de Japón, un vestigio de la época antigua de Japón.

La tumba más grande, la del emperador Nintoku, es dos veces más grande que la pirámide de Giza - pero tiene sólo una cuarta parte de su altura. Construir estos túmulos debió haber tomado décadas y miles de obreros.

Sepulturas gigantes

Los kofun aparecieron en el siglo III DC y duraron hasta el siglo VI. Estos se extendieron desde la isla de Kyushu hasta el área de Tokio. Hay varios miles de ellos, de todos los tamaños, pero los kofun gigantes se encuentran cerca de la antigua provincia de Yamato, entre Osaka y Nara y se le atribuyen a los antepasados de la actual emperador.

El misterio arqueológico

Hoy en día los kofun están protegidos y se pueden encontrar cerca de los paseos en Nara o Sakai. Sólo se pueden admirar desde el exterior ya que la mayoría de ellos están protegidos por la ley en contra de las excavaciones arqueológicas, para mantenerlos intactos. Cubiertos de árboles y exuberante vegetación, los kofun nos dan una imagen de cómo pudo haber sido Japón hace varios siglos. Sus interiores siguen siendo un misterio arqueológico.

Lugares sagrados

Algunas tumbas han sido excavadas y sus contenidos están expuestos en el Museo Nacional de Tokio o en el Museo de Nara. Allí se puede admirar las famosas haniwa, estatuillas de terracota, guardianes de las tumbas. También se puede visitar el sitio del gran kofun en Sakai pero sólo se puede admirar desde afuera y no se puede pasar por sus gitantescos fosos, pues estos son sagrados para los japoneses.

Descubre también en NARA

Lee comentarios Vea los comentarios de nuestros viajeros