El Jardín Korakuen   後楽園庭園

Fecha de publicación :
El Castillo Okayama visto desde el Koraku-en.

El Castillo Okayama visto desde el Koraku-en.

Las colinas del jardín.

Las colinas del jardín.

La grullas del Jardín Korakuen

La grullas del Jardín Korakuen

Las lámparas del Jardín Korakuen iluminan elegantemente durante el verano.

Las lámparas del Jardín Korakuen iluminan elegantemente durante el verano.

Espacio abierto

El Jardín Korakuen compite con los jardines Kenrokuen en Kanazawa y Kairakuen en Mito por el título del jardín más bello de Japón.

La fama del jardín Korakuen empezó hace muchos siglos: desde el período Edo el Korakuen se ha celebrado en todo Japón por su belleza, mucho antes de que se abriera al público en 1884. Hoy en día es sobre todo su autenticidad y su aspecto tradicional lo que atrae a los visitantes.

En 1687 Ikeda Tsunamasa le encargó a Nagatada Tsuda la construcción del Korakuen para entretener a sus invitados y amigos. Desde su inauguración en 1700, el jardín fue disfrutado por el cortejo de los daimyo a quienes en especial les gustaba la ubicación del jardín: este fue construido sobre un banco de arena en el río Asahi y tiene excelentes vistas al castillo de Okayama. En ese momento el jardín era sólo accesible por barco desde la costa, lo seguramente lo hacía aún más encantador.

A pesar de que fue parcialmente dañado por una inundación en 1934 y en 1945 por el bombardeo de la ciudad, el jardín mantiene su aspecto original. Las fieles restauraciones se han podido hacer gracias a numerosos dibujos y grabados realizados en el momento de su creación en el siglo XVII.

Por montes y valles

Korakuen está diseñado con el estilo chisan kaiyu, es decir, está organizado en varias escenas (la granja, el bosque...). Aquí, colinas, prados, estanques, cascadas, puentes, campos de té y arroz están unidos entre sí armoniosamente, especialmente cuando el jardín cambia de colores durante el hanami o el momijigari.

La distribución de los espacios del Korakuen es muy especial: es muy abierto y despejado. Uno puede tener una visión global del jardín desde varios sitios. Pero en realidad el jardín no es muy grande (sólo 13 hectáreas mientras que el  Jardín Ritsurin en Takamatsu es de 75 hectáreas). El jardín todavía tiene no menos de seis capillas, tres pabellones y un escenario de teatro Noh. Se necesitan al menos dos horas para explorar todos sus rincones.

El jardín también alberga un gran número de carpas koi multicolores y grullas japonesas.

Lee comentarios Vea los comentarios de nuestros viajeros