Ie-jima   伊江島

Fecha de publicación :
Vista hacia Ie-jima desde Okinawa.

Vista hacia Ie-jima desde Okinawa.

vista aérea de Ie-jima

Vista aérea de Ie-jima.

El Monte Gusuku visto desde lejos.

El Monte Gusuku visto desde lejos.

Vista a Ie-jima desde la playa de Sesoko en Okinanwa

Vista a Ie-jima desde la playa de Sesoko en Okinanwa.

Vista de  Ie-jima desde Okinawa

Vista de Ie-jima desde Okinawa

La isla maní

Explora Ie-jima, una pequeña isla paradisiaca con una topografía sorprendente.

Ie-jima es parte del archipiélago de Okinawa y está a sólo 9 km al noroeste de la península de Motobu.

Con sólo veintitrés kilómetros cuadrados, un pico de 172 metros de altura, el Monte Gusuku, que se encuentra solo casi en el centro, en medio de la llanura, Ie-jima, tiene una topografía bastante sorprendente.

A veces llamada la isla maní debido a su forma que recuerda a un cacahuete, Ie-jima es también un importante productor de este grano oleaginoso.

También se conoce como la isla de las flores por su abundante flora que atrae a multitudes, especialmente en abril, cuando los parques y jardines están cubiertos de lirios y se celebra el festival de esta flor.

Un terrible pasado

Pero todos estos apodos cariñosos y el encanto de esta pequeña franja de tierra esconden una historia mucho menos idílica.

En abril de 1945, durante la Segunda Guerra Mundial, Ie-jima fue el escenario de cuatro días de sangrientas batallas, donde no sólo murieron muchos soldados japoneses y estadounidenses, sino también gran parte de los habitantes de la isla.

Ernie Pyle Taylor, un famoso reportero de guerra estadounidense, también murió y el ejército de Estados Unidos erigió un monumento en su honor.

Diez años después del final de la guerra, la población de la isla todavía sufría. El ejército de Estados Unidos confiscó las tierras de los agricultores y los expulsó.

Tomó varias décadas de luchas amargas para los agricultores finalmente recuperarn sus propiedades. Ahora Ie-jima produce, entre otros, caña de azúcar, patatas dulces, tabaco, frutas tropicales, flores y cacahuetes.

Actividades en la isla

Ie-jima volvió a ser pacífica. Aquí - como en todas las islas del archipiélago de Okinawa - se puede practicar snorkel o buceo. Ie-jima está bordeada por una larga playa de arena (el Beach) en la costa sur y acantilados en la costa norte de Waji.  A pesar de ser pequeña, la isla ofrece paisajes variados.

La subida al monte Gusuku (llamado Monte Tachu por los locales), con su extraña forma, es una de las actividades más populares.  Desde la cima se tiene una vista de 360 ​​°. Debes tener cuidado de no dejar los senderos marcados porque Ie-jima (como la mayoría de las islas de Okinawa) está habitada por una serpiente mortal conocida como Habu.

La gruta Nyatiya, en el suroeste, se hizo famosa por una leyenda popular: se dice que las mujeres infértiles se pueden curar si logran levantar la roca que se encuentra en el interior. La cueva es también famosa por haber servido como refugio antiaéreo de la población durante la Segunda Guerra Mundial.

Ie-jima está a tan sólo 30 minutos en ferry desde el puerto de Motobu en la isla principal de Okinawa (Okinawa Honto) y se pueden visitar en un día.

Aquellos que quieran disfrutar con más tiempo de la variedad de paisajes y actividades de la isla pueden elegir entre varios minshuku (casas de familia) o un complejo cerca de la playa principal, la Beach.

En el puerto se pueden alquilar bicicletas o coches.

Lee comentarios Vea los comentarios de nuestros viajeros