La isla Iriomote, paraíso tropical japonés   西表島

Fecha de publicación :
Las cascadas Kampire del río Urauchi en la isla Iriomote.

Las cascadas Kampire del río Urauchi en la isla Iriomote.

Las cascadas Kampire del río Urauchi en la isla Iriomote.

Las cascadas Kampire del río Urauchi en la isla Iriomote.

La selva de la isla Iriomote

La selva de la isla Iriomote está protegida pues aquí viven algunas especies únicas de animales.

La magnífica playa Shirahama.

La magnífica playa Shirahama.

Hoshizuna no Hama,

Hoshizuna no Hama, una playa donde los granos de arena tienen forma de estrellas.

Selva tropical y mar de coral.

Iriomote-jima ocupa un lugar especial en el imaginario japonés con sus flora y fauna silvestres sin igual. Por mucho tiempo, esta isla estuvo fuera del alcance de la mano del hombre.

Iriomote es parte de las islas de Yaeyama y es la segunda isla más grande del archipiélago de las Ryukyu, Prefectura de Okinawa. Es también una de las islas más hacia el Este y está mucho más cerca de Taiwán que de la isla Kyushu.

Una isla virgen

A pesar de sus 289 km², Iriomote sólo tiene 2.000 habitantes. El 90% restante de la isla está cubierta de bosque primario. De hecho, por mucho tiempo, la isla era prácticamente inhabitable ya que había malaria. Además se encuentra en la ruta de los tifones. Es por eso que sólo existen dos pueblos en la isla: Ohara y Uehara; y una carretera que los conecta. Existen otras aldeas costeras pero sólo se les puede llegar en bote.

Visitar la isla sigue siendo difícil ya que el único ferry que opera hasta aquí sale desde la isla Ishigaki a una hora en barco y depende de las condiciones climáticas. En la isla, un autobús usa la única ruta disponible para hacer un recorrido de unos 90 minutos. El resto de la isla sólo se puede explorar a pie o en barco. La zona está muy protegida, de hecho, toda la isla es un parque nacional.

Tesoros naturales de Iriomote

La gente que visita Iriomote generalmente lo hace para disfrutar de su naturaleza virgen. La mejor manera de hacerlo es a través de los ríos Urauchi o Nakama. Un paseo en kayak o en bote te ayudará a descubrir los manglares de la isla. Puedes tener la oportunidad de estar en una selva con especies endémicas como el Iriomote Yamaneko (gato salvaje de Iriomote). Esta especie que sólo existe en Iriomote con a penas unos 100 individuos considerados tesoros nacionales.

Más cerca de la costa se puede ir en carretera o en barco a una de las muchas playas de la isla. Estas playas están en su estado natural. Debes tener cuidado pues hay riesgo de picaduras de la medusa habu, extremadamente venenosa. También puedes practicar snorkel para disfrutar del arrecife o ver la arena con granos en forma de estrella de la playa Hoshizuna en Shirahama. También puedes hacer buceo desde los puertos de la isla.

Iriomote ofrece la oportunidad de descubrir una naturaleza salvaje y sus animales nativos. Muy lejos de otras regiones de Japón, esta isla tiene un ambiente parecido al de las islas del sur del Pacífico.


Lee comentarios Vea los comentarios de nuestros viajeros