Acuario de Osaka Kaiyukan   大阪海遊館

Fecha de publicación :
Acuario de Osaka Kaiyukan.

Acuario de Osaka Kaiyukan.

Entrada al Acuario de Osaka Kaiyukan.

Entrada al Acuario de Osaka Kaiyukan.

El tunel submarino "Aqua Gate"

El tunel submarino "Aqua Gate"

¡Como pez en el agua!

En Japón el mar nunca está lejos y siempre es parte del paisaje. El acuario de Osaka muestra esta profunda conexión con el mundo acuático y ofrece una visita que toda la familia podrá disfrutar.

Lejos del bullicio de Namba, el acuario se encuentra en la franja de tierra que se adentra en la bahía, como creando una escenografía. El edificio de colores brillantes a primera vista puede parecer un poco anticuado pero, una vez adentro, es difícil resistirse a sus encantos. Se entra a través de un túnel bajo el agua llamado la "Aqua Gate". Propulsado por un largo tunel de aire en el medio del mar, aquí el primer contacto con la vida acuática se hace con una vista de 180 grados. La visita se realiza de arriba hacia abajo, comenzando en el octavo nivel. Cada espacio representa un área geográfica del Océano Pacífico y su vida animal y vegetal. Algunos estanques son visibles desde varios pisos, lo que permite una visión "vertical" de la vida silvestre.

Peces & Co

Aunque este sitio se llama "acuario", aquí no sólo verás peces. También verás muchos mamíferos con o sin piel (delfines, nutrias, castores, focas ...), así como aves que nadan o no (pingüinos, ibis, patos ...). En el medio del edificio está el tanque más grande, con su hermoso pez martillo y el imparable ballet de las manta rayas. Además de los tanques "regionales", hay toda una parte de este acuario que representa las medusas cuyas formas fantasmales te transportarán a un profundo abismo.

Este es el paseo perfecto para toda la familia pues cada uno encontrará algo que le interese. En el sitio web del acuario podrás encontrar los horarios de comida de los animales, lo cual puede ser un espectáculo muy interesante para los niños. El acuario también se puede visitar al final de la tarde o en la noche. En la tenue luz del atardecer, el ver los pingüinos durmiendo unos al lado de los otros y las nutrias flotando mientras duermen, es como volver a descubrir el reino animal de una manera muy íntima.

El precio de entrada sin duda puede intimidar a los que tienen un presupuesto ajustado, pero la verdad es que esta es una visita muy relajante y con un grupo de fauna acuática bastante inusual. ¡Lánzate al agua!

Lee comentarios Vea los comentarios de nuestros viajeros