Museo de Historia de Osaka   大阪歴史博物館

Fecha de publicación :
Los maniquís del Museo de Historia de Osaka.

Los maniquís del Museo de Historia de Osaka.

El moderno edificio del Museo de Historia de Osaka.

El moderno edificio del Museo de Historia de Osaka.

Los rojos pilares que evocan el palacio de Naniwa.

Los rojos pilares que evocan el palacio de Naniwa.

La capital caída

Antiguamente llamada Naniwa-kyo, Osaka ha tenido un papel prominente en la historia de Japón. Este museo destaca sus momentos de gloria.

Osaka no tiene nada que envidiarle a Kioto o Nara. Esta ciudad también fue considerada el centro político y religioso del país y tuvo el título de capital de 645 a 745, durante el reinado del emperador Kotoku (597-654). En ese entonces se construyó un palacio imperial, el palacio de Naniwa, frente al museo y al actual castillo de Osaka.

La arquitectura del museo puede confundir pues es audaz y moderna pero aloja temas del pasado. El edificio curvilíne tiene una ranura con enormes ventanas y está conectado con el edificio de la antena local de NHK (radio pública y televisión) a través de una burbuja de cristal.

Como los japoneses no hacen nada como los demás, la visita al museo comienza en el décimo y último piso del edificio. Un elevador se asegura de llevar a los visitantes hasta la cima desde donde se puede apreciar una magnífica vista del Castillo de Osaka antes de empezar a descubrir la historia de la ciudad.

Viaje al pasado

Este museo presenta la historia con asombrosas puestas en escena gracias a las reproducciones de tamaño natural de la sala principal (Daikokuden) y a las maquetas de alta precisión. No es necesario leer textos complicados o estar pendiente de fechas para aprehender sobre el pasado del puerto.

Los maniquíes vestidos con ropa de la corte y los pilares rojos que evocan el palacio Naniwa son suficientes para hacerte revivir las ceremonias de una época remota. El audio y vídeo le dan vida a los personajes de un turbulento periodo de la historia japonesa, cuando los emperadores cambiaban de capital como cambiar de kimono.

En el noveno piso se muestra el período medieval y los primeros tiempos modernos que fueron marcados por el colérico guerrero y primer unificador de Japón, Oda Nobunaga (1534-1582), quien luchó durante diez largos años contra los valientes monjes del templo local de Ishiyama Honganji. En esta misma época Osaka ganó el rango de centro cultural del país con la aparición del género teatral bunraku, cuyas marionetas se pueden apreciar en el museo.

El octavo piso ofrece talleres y actividades. Aquí puedes descubrir tu vocación de arqueólogo colectando restos dispersos.

La epopeya histórica termina en el séptimo piso donde se muestra la joven Osaka industrial. Aquí puedes apreciar la era Taishô (1912-1926) y el principio de la era Shôwa (1926-1989) cuando proliferaron las galerías comerciales, fue construida la línea Midosuji del primer metro y surgió una nueva moda que realzaba la belleza de los habitantes de la ciudad.

Para quienes estos 1.400 años de historia no hayan sido suficientes, pueden continuar a las exposiciones temporales del sexto piso.

Por último, en las profundidades del primer sótano, después de una rápida visita a la tienda o al restaurante del primer piso, puedes visitar un almacén del siglo V fielmente reconstruido. Cierra tu visita con estilo.

Descubre también en OSAKA

Lee comentarios Vea los comentarios de nuestros viajeros