La bahía Matsushima   松島

Fecha de publicación :
El archipiélago de Matsushima.

El archipiélago de Matsushima.

La isla Oku-Matsushima.

La isla Oku-Matsushima.

Atardecer en la bahía Matsushima.

El archipiélago de Matsushima está lleno de pinos.

El archipiélago de Matsushima está lleno de pinos.

El templo Zuigan-ji en invierno, Matsushima.

El templo Zuigan-ji en invierno, Matsushima.

Cueva al lado del templo Zuigan-ji en Matsushima.

Cueva al lado del templo Zuigan-ji en Matsushima.

Otoño en el templo Zuigan-ji, en Matsushima,

Otoño en el templo Zuigan-ji, en Matsushima,

Vista de Matsushima y a los lejos el Monte Tomi en un grabado de Utagawa Hiroshige.

Vista de Matsushima y a los lejos el Monte Tomi en un grabado de Utagawa Hiroshige.

La perla de Tohoku

El archipiélago de Matsushima no sólo es uno de los tres paisajes más bellos de Japón sino también un milenario tesoro cultural.

La bahía de Matsushima en la región de Tohoku tiene una de las vistas más espectaculares de Japón. Los pinos que cubren sus 260 islas le dieron el nombre "islas de pinos" al archipiélago y le han hecho parte de los Nihon Sankei, los tres paisajes más pintorescos del país, junto con Itsukushima en isla de Miyajima y Amanohashidate al norte de Kioto.

Una rareza geológica

Las islas de Matsushima son el resultado de un fenómeno geológico sin igual: cada isla es la parte visible de un antiguo valle que se cubrió de agua debido a los movimientos tectónicos. En el archipiélago la profundidad del agua no supera los 10 metros. La erosión le dio a estas islas formas imaginables. Los pinos se aprovecharon de las condiciones naturales para cubrir el archipiélago con una capa verde y crear un paisaje que sólo existe en Japón. 

Crucero entre las islas

Para admirar las islas no hay como hacerlo en crucero. Existen varias compañías que ofrecen, por unos 1.000 o 1.500 yenes (entre 8 y 12 €), excursiones que salen desde el puerto de Matsushima, a pocos minutos caminando desde la estación de Matsushima Kaigan. Algunos cruceros sólo llegan hasta la isla cercana Shiogama con su santuario sintoísta. Otros van hasta Oku-Matsushima, una zona remota menos visitada por turistas. Salidas continuas desde las 10am hasta las 4pm. 

Paseos a pie

Dos de las islas están conectadas al continente por medio de puentes que se pueden pasar caminando. La primera es la isla de Oshima, que fue un sitio de retiro para los monjes de Matsushima. Todavía existen las cuevas decoradas donde ellos hacían meditación. Hoy día la isla es un lugar ideal para caminar bajo la sombra de los pinos. La segunda isla es Fukuura-jima a la cual se llega por un puente de 252 metros de largo (tasa: 300 yenes / € 2.40). Aquí encontrarás varias rutas de senderismo y unas hermosas vistas a la bahía.

Inspiración de los artistas

La belleza de las islas de Matsushima hechizó al poeta Matsuo Basho (1644-1694) quien expresó su emoción con pocas palabras. Después de su visita a la bahía, el maestro del haiku sólo dejó para la posteridad estas tres famosas interjecciones:

¡Matsushima!

¡Oh, Matsushima!

¡Matsushima!

(Fragmento de Oku no Hosomichi - Senda hasta tierras hondas)

La bahía Matsushima también inspiró al genio del ukyo-e, Utagawa Hiroshige (1797-1858). Matsushima es una de las Famosas vistas de las más de 60 provincias de Japón, su serie de grabados producida entre 1853 y 1856 en la cual captura el hermoso paisaje de Japón.

Un templo reflejo de la naturaleza 

Este lugar no sólo inspiró a poetas y pintores sino también a monjes budistas que vinieron a hacer su retiro monástico en edificios que fueron construidos para reflejar la belleza natural del lugar. El más famoso es el templo Zuigan-ji. Fundado en 828, primero perteneció a la escuela Tendai antes de ser convertido en un templo Zen durante el período Kamakura (1192-1333).

Lee también: El Zen en Japón

El templo, ejemplo típico de la arquitectura tradicional japonesa, fue restaurado por el señor feudal Date Masamune en 1609. La sala principal y la cocina son parte del patrimonio nacional. El templo también es famoso por sus hermosas fusuma, puertas corredizas japonesas ricamente decoradas, y por su largo sendero bordeado de cedros que sirve como un portal natural.

El símbolo de Matsushima

Justo al lado del Zuigan-ji hay otro templo budista, el Entsu-in. Este fue construido en 1646 para servir como mausoleo para el hijo de otro señor, Date Mitsumune. El interior está decorado con hojas de oro y pinturas, algunas inspiradas en el arte cristiano. No dejes de visitar el jardín de musgos y los árboles de arce que bordean el monasterio.

Otro templo es el Godaido, construido en un acantilado y convertido en un símbolo de la bahía de Matsushima. Data de 807 y contiene cinco estatuas sagradas que se muestran al público solamente cada 33 años. Tal vez puedas acercarte en el 2039 ...

La casa de té Kanrantei

Esta casa de té al estilo Momoyama fue originalmente construida en Kyoto por el gran daimyo Toyotomi Hideyoshi (1537-1598), ofrecida al Señor Date Masamune y trasladada a Matsushima. El kanrantei, "pabellón para contemplar las olas", tiene vista al mar y a las islas del archipiélago. El edificio tiene dos piezas de fusuma que fueron diseñadas para acoger a las esposas de los señores feudales, a las princesas y a los enviados del shogun. No dejes de disfrutar de una taza de té matcha (desde 600 yenes / 5 €) antes de visitar el museo que muestra armas, armaduras y otras reliquias del Japón feudal.

Nota: La bahía de Matsushima, como toda la costa de Sendai, fue azotada por el tsunami de marzo del 2011. Si bien la mayoría de los edificios ya se han reconstruido, hay algunos que todavía no están listos.

Lee comentarios Vea los comentarios de nuestros viajeros