Inicio > Takamatsu

Takamatsu
高松

Los colores del otoño en el jardín Ritsurin Koen Takamatsu.

Los colores del otoño en el jardín Ritsurin Koen Takamatsu.

El Castillo de Takamatsu.

El Castillo de Takamatsu.

Undon Sanuki hecho con granos cultivados en Takamatsu

Undon Sanuki hecho con una variedad de granos cultivados en Takamatsu.

Vista del Mar Interior

La antigua ciudad amurallada del clan Matsudaira tiene un hermoso jardín japonés y es un excelente punto de partida para visitar el este de Shikoku.

Situado al norte de la isla de Shikoku, Takamatsu conecta la isla principal de Honshu con Shikoku.  Desde 1988, el recorrido puede hacerse en coche o en tren, gracias a la construcción del Gran puente de Seto, que parece saltar de isla en isla para conectar Takamatsu y Okayama.

Un jardín a la hora del té

Ritsurin Koen y sus 75 acres de colinas boscosas, estanques poblados con carpas y sus senderos pavimentados, son el orgullo local. Iniciado en 1625 bajo las órdenes del señor Ikoma Takatoshi, su creación total tardó más de un siglo, el tiempo necesario para construir un excelente ejemplo de jardín japonés. Además de tiendas y exposiciones de artesanía, el pabellón del té Kikugetsu-tei propone un descanso zen en un entorno único: el té verde en polvo matcha y una vista de un bosque de pinos meticulosamente podados. Evolucionando al ritmo de la naturaleza que lo habita, este inmenso jardín está dividido en dos estilos distintos: en el sur, el japonés tradicional y hacia el norte, el occidental.

Al salir del jardín, la larga calle comercial Chuo-dori (que conecta el sur de Takamatsu con su puerto) pasa por delante del parque Tamamo Koen, donde están las ruinas del castillo de Tamamo, a pocos pasos de la playa. Dotado de un foso de agua salada, el castillo se encuentra hoy en plena reconstrucción. Los cimientos de la torre Tsukimi Yagura se completaron en 2013. Construido y gobernado por el clan monte Ikoma en 1590, fue retomado por el clan Matsudaira y destruido durante el período Meiji.

Paraíso de los udon

Desde el puerto, es posible embarcarse para un corto viaje de veinte minutos a una pequeña isla con montañas boscosas: Megijima, o Onigashima ( "isla del demonio"), en referencia a la famosa leyenda de Momotaro, un niño enviado por los dioses para combatir al malvado monstruo de la isla.

Hacia el este, a pocos minutos en tren, la meseta volcánica de Yashima ofrece unas vistas impresionantes del mar interior de Seto, el sitio de una famosa batalla naval entre los clanes Minamoto y Taira en 1185.

Para satisfacer el hambre generada por el aire marino, los restaurantes de la ciudad ofrecen la especialidad local: los sanuki udon.  Estos fideos gruesos en un caldo caliente están hechos de una variedad de trigo cultivado en la isla, y son un recordatorio de que Shikoku es considerado el "¡paraíso del udon!"


Al seguir navegando por este sitio web, está aceptando el uso de cookies para mejorar las experiencias del usuario, ofrecer contenidos personalizados pensando en los intereses del usuario, o para realizar estadísticas de visitas. Al continuar en este sitio web, está aceptando el uso de cookies. Para más información, y para configurar sus favoritos acerca de las cookies.