Museo de Edo-Tokio   江戸東京博物館

Fecha de publicación :

La inmersión en el pasado

Existe un increible contraste entre este edificio contemporáneo y su interior que pone en escena el Tokio de antaño. Las formas cúbicas y rectilíneas de la arquitectura se desvanecen rápidamente para darle paso a los siglos de historia de la ciudad.

Bienvenido a Tokio, anteriormente conocida como Edo, la capital de Japón desde 1868. En este museo la distrubución del espacio y la tenue iluminación añaden a la desorientación que uno siente al estar sumergido entre trajes, edificios y objetos de antaño. Aquí las bienvenidas al "estilo japonés" son todo un arte. Especialmente el fin de semana hay guías voluntarios que ofrecen visitas privadas en varios idiomas. Ellos muestran los diferentes espacios, cuentan anécdotas y ofrecen tomarte fotos en frente de un yukata (kimono de algodón ligero) o una doutaku (campana de bronce).

Un puente entre dos épocas

Todo es "tamaño real" y uno llega a sentirse en el propio Edo y no en un museo. Todas las épocas están incluidas: puedes visitar una casa tradicional de la era Meiji (1868-1912), ver una demostración de Kabuki, o descubrir los primeros coches japoneses ...

Las maquetas, menos espectaculares pero muy realistas, permiten imaginar la organización geográfica de ciertos vecindarios en épocas pasadas.

Continúa tu visita en el puente que se divisa desde la entrada: el icónico Nihonbashi (本橋), un lugar clave de paso y punto de partida de cinco carreteras principales fuera de Edo trazadas en el siglo XVII. En el museo el puente separa las dos exposiciones de Tokio: la Tokio durante el periodo Edo (1603-1867) y la de la era Meiji (1868-1912).

Y para los que deseen aprender aún más, la biblioteca y sus 140.000 libros son una excelente fuente de documentación. Pero cuidado: nada de todo esto vale la visita al museo y el descubrimiento de las huellas del pasado, presentado por un guía encantador con habla supersónica.


Lee comentarios Vea los comentarios de nuestros viajeros