Museo Nezu   根津美術館

Fecha de publicación :
Un muro de bambú protege al Museo Nezu del agitado vecindario.

Un muro de bambú protege al Museo Nezu del agitado vecindario.

Robert Guillain

El Museo Nezu estuvo cerrado unos años pero reabrió en el 2009 con un nuevo edificio.

En el Museo Nezu se contemplan tanto las obras como sus hermosos jardines.

En el Museo Nezu se contemplan tanto las obras como sus hermosos jardines.

Otro mundo

A pocos minutos de Omotesando, la calle con las tiendas de marcas internacionales y meca del consumismo, te espera el Museo privado Nezu, un espacio íntimo y sensible.

Una pared de bambú, una calzada de guijarros y una pared de colores cálidos son la invitación a un mundo lejos del bullicio y los signos ostentosos de las calles que rodean al museo. En el medio de una maravilla vegetal, el arquitecto Kuma Kengo ha creado un edificio con paredes de vidrio que sostienen un impresionante techo de tejas. Este arquitecto que también desarrolló un MacDonald´s en París y el Victoria and Albert Museum en Dundee, Escocia, se caracteriza por su atención al medio ambiente. El trabaja igual que los maestros jardineros japoneses incorporando elementos que se encuentran en el paisaje, una técnica llamada "paisaje prestado" que se basa en el principio de no separar el exterior del interior.

Esculturas impresionantes

Aquí vale la pena venir a contemplar tanto la belleza del jardín como las obras de arte coleccionadas por Nezu Kaichiro (1860-1940), un empresario que hizo su fortuna invirtiendo en ferrocarriles. En 1941 su hijo estableció una fundación y abrió la casa de la familia al público, pero ésta fue destruida en "los aterradores bombardeos incendiarios de los bombarderos estadounidenses" como escribió Robert Guillain. Por suerte, las colecciones fueron sacadas fuera de la capital.

Entre las siete mil obras de la colección hay esculturas budistas, monedas antiguas de China y de Japón, rollos pintados, caligrafía, telas de kimonos, utensilios para ceremonias de té y en particular algunas hermosas cerámicas coreanas y tazas japonesas al estilo raku (con esmalte translúcido). 

Este museo es un refugio de paz que no puedes dejar de visitar.

Lee comentarios Vea los comentarios de nuestros viajeros