Onsen Asakusa Kannon   浅草観音温泉

Fecha de publicación :
El Onsen Asakusa Kannon está en los alrededores del templo de Asakusa en Tokio.

El Onsen Asakusa Kannon está en los alrededores del templo de Asakusa en Tokio.

El Onsen Asakusa Kannon es modesto pero da una buena idea de la tradición de las aguas termales japonesas.

El Onsen Asakusa Kannon es modesto pero da una buena idea de la tradición de las aguas termales japonesas.

A la antigua

El Onsen Asakusa Kannon es un modesto sitio cerca de Sensoji que ha conservado el ambiente de los baños públicos japoneses del período de la posguerra.

Es el primer edificio visible a la salida del lado izquierdo del Jardín Sensoji. El Onsen Asakusa Kannon es muy relajado, asequible y perfecto para escapar de la locura de las multitudes. Este modesto establecimiento tiene el mérito de ser frecuentado tanto por turistas como por locales. Es aconsejable llegar a la hora de apertura para sacarle todo el provecho a la visita, pero en general no es un lugar lleno de gente.

Se toleran tatuajes 

El entorno parece estar congelado en el tiempo. Los muebles de madera y las  paredes pintadas de colores evocan la década de 1950. Las mujeres pueden apreciar el encantador mosaico con preciosas sirenas mientras disfrutan de las aguas termales, aunque estas  aguas no son realmente termales pues están filtradas y cloradas y no provienen de una fuente natural. Los hombres tienen la posibilidad de elegir entre dos baños: uno extremadamente caliente, apto sólo para los más valientes y el otro del mismo estilo que el de las mujeres.

Si tienes un tatuaje, no te preocupes. A los dueños de este local no les importa y aquí hay poco riesgo de que te molesten por eso. Te aconsejamos que traigas tu propio jabón y champú pues los que hay en las instalaciones son bastante básicos. El Onsen Asakusa Kannon no es una experiencia auténtica de baño japonés tradicional pero de todas maneras es una buena forma de participar en la práctica popular de este arte nacional.

Lee comentarios Vea los comentarios de nuestros viajeros