Fugu, el venenoso pez globo   ふぐ

Fecha de publicación :
El fugu tiene el reflejo de inflarse cuando se siente atacado.

El fugu tiene el reflejo de inflarse cuando se siente atacado.

Las rebanadas de fugu son un plato muy refinado.

Las lonjas de fugu son un plato muy refinado.

Grabado que muestra un fugo.

Grabado que muestra un fugu.

Pescadería con venta de fugu.

Pescadería con venta de fugu.

Ruleta rusa

No es que sea especialmente delicioso, pero el pez globo es muy atractivo, especialmente para los curiosos y aventureros. El secreto: el veneno que corre por sus venas y el hecho de que sólo unos pocos chefs saben neutralizarlo.

Es raro, muy caro, y en principio no es comestible. Pero en realidad quien se destaca no es el pescado, sino el cocinero que lo prepara.  En Japón hay sólo unas pocas docenas de chefs que saben cómo preparar fugu, que entre otras cosas requiere quitarle varios los órganos que contienen tetrodotoxina, un veneno mortal (principalmente en el hígado, ovarios y ojos) .

Para poder abrir un restaurante de fugu se necesita un certificado de Estado. La mayoría de estos pescados se pescan alrededor de dos puertos. Uno es el Shimonoseki (en el suroeste de Honshu) y el otro es Oita, entre los balnearios de Beppu y Usuki (Kyushu). Shimonoseki se ha proclamado a si misma como "la capital japonesa del fugu" y le rinde homenaje a su pescado favorito cada 9 de febrero 

Sashimi y nabe

Un menú fugu comienza con un plato de rebanadas muy finas de fugu crudo, un sashimi de sublime carne translúcida.

Luego el pescado (cabeza incluida) se come hervido, cocinado en una olla nabe con setas, verduras, queso de soja. A todo esto se le riega un vaso de hirezake (sake que contiene aleta de fugu).

No tienes que ir hasta Shimonoseki o Oita para poder comer fugu pues algunos restaurantes famosos de Tokio también lo tienen, por ejemplo el famoso Usukifugu Yamadaya (un restaurante con estrellas Michelin, así que prepara tu billetera ...) y también esta el Zuboraya en Osaka.

Amar el peligro

El momento de la verdad sólo se revela al final de la comida, cuando se sienten los labios ligeramente anestesiados por los rastros mínimos de veneno que quedan en el pescado. Uno se da cuenta de que el fugu en realidad es bastante soso. Sólo te queda el sabor de alguno de los condimentos... y la extraña sensación de haber probado la muerte y haber vivido para contarlo.

Por favor no te unas a la lista de comensales que salen del restaurante en una camilla, como el famoso actor de kabuki, Bando Mitsugoro VIII (1975), quien para impresionar a sus invitados se arriesgó a probar el hígado del pez globo.


Así se prepara el fugu, vídeo TokyoWalker CH.

Lee comentarios Vea los comentarios de nuestros viajeros