Las machiya   町屋

Fecha de publicación :
Diseño de una Machiya de la era Edo (1603-1868).

Diseño de una Machiya de la era Edo (1603-1868).

Un canal y una machiya de Gion.

Un canal y una machiya de Gion.

Las machiya, una al lado de la otra, forman un todo.

Las machiya, una al lado de la otra, forman un todo.

En las mañanas hay mucha actividad alrededor de las machiyas que ahora son restaurantes.

En las mañanas hay mucha actividad alrededor de las machiyas que ahora son restaurantes.

TLa fachada simple de una machiya, decorada con una lámpara.

La fachada simple de una machiya, decorada con una lámpara.

El interior de la Naramachi Koshino Ie.

El interior de la Naramachi Koshino Ie.

La típica cocina de una machiya.

La típica cocina de una machiya.

Las Machiya en Kanazawa.

Las Machiya en Kanazawa.

Las casas de los comerciantes japoneses

Al lado de los enormes edificios de concreto de Tokio, algunas machiya resisten el paso del tiempo. Estas casas japonesas tradicionales, testigos de un Japón ancestral, son verdaderos tesoros.

Las machiya son casas donde solían vivir la clase comerciante y los artesanos de las ciudades japonesas. Es por esto que la edificación era a la vez tienda, taller y residencia. Hechas enteramente de madera, muchas han sido víctimas de múltiples incendios y terremotos. Las únicas machiya que aún están en pie son objeto de especial atención por parte de organizaciones encargadas de conservar el patrimonio. Kyoto hoy en día tiene más de 40.000 machiya, algunas datan de la era Meiji (1868-1912).

Un hogar muy angosto

Situadas en los callejones de los barrios antiguos, las machiya son fácilmente reconocibles. Rara vez están aisladas y normalmente forman un conjunto de casas de baja altura, homogéneas, lineales y estrechas. De hecho, las machiya se caracteriza por su fachada estrecha, de no más de seis metros. Esta característica determinaría los impuestos que eran calculados, no según la superficie de la casa, sino según el ancho de la fachada.

Hogar para anguilas

Pero las apariencias engañan. Detrás de ese estrecho frente decorado con una celosía de madera llamada kimusuko, hay una casa de hasta cincuenta metros de largo. Este plano típico de las machiya hizo que se les dieran el apodo de "hogar para las anguilas". Lejos de ser un inconveniente, esta distribución era muy práctica para las necesidades de la época. Los comerciantes recibían a sus clientes en una primera sala llamada mise no ma. Aquí tenían lugar todas las transacciones, sin perturbar la intimidad del hogar.

Desde lo profesional hasta lo personal

Los espacios ulteriores son más íntimos. Detrás de la sala reservada para el comercio está la naka no ma. Esta pieza de transición lleva al visitante a la parte más privada. La tercera sala llamada el oku no ma puede ser utilizada como sala de estar privada o como sala de recepción para clientes importantes. Aquí es común encontrar el tokonoma, un espacio donde se colocan las ilustraciones y composiciones florales que cambia con las estaciones. Las habitaciones están separadas por los shoji o los fusuma, las típicas puertas corredizas japonesas.

Jardín en miniatura

Pero también es posible pasar de un espacio a otro a través de un largo pasillo al lado de la casa que conecta la entrada con las habitaciones traseras. Dentro de este corredor llamado tori niwa es donde se instala la cocina. El punto culminante de la visita a las machiya, es el jardín en miniatura que no puede faltar. Este está extremadamente bien cuidado y ofrece la luz necesaria a una construcción que no tiene muchas ventanas. A menudo, el jardín está rodeado por el hanare. Aquí es donde los abuelos pasan su día relajados al mismo tiempo que vigilan el negocio. Este espacio puede también tener un taller o un almacén.

Visitar una machiya

Para disfrutar de la atmósfera auténtica de una machiya, no hay como visitar una. En el centro de Nara, en la antigua zona del mercado de la ciudad, está la Naramachi Koshino Ie. Esta casa se encuentra a unos quince minutos a pie de la estación de Kintetsu Nara o veinte minutos de la estación JR. La entrada es gratis y está abierta de 10am a 5pm (cerrado los lunes).

Ver: Naramachi y las machiya

En la ciudad de Kanazawa y su barrio de geishas, el Higashi Chayagai, hay unas machiya muy bien conservadas. La mayoría de ellas se han convertido en restaurantes o tiendas y las casas de té se han convertido en museos. Una de ellas, la casa de Shima, es considerada patrimonio importante de Japón. Puedes visitarla por 400 yenes. Su ambiente inmediatamente te transporta a un Japón de otra época.

Ver también: Puedes alquilar nuestra casa Machiya cerca del Pabellón de Plata y del Camino de los Filósofos en Kyoto.

Lee comentarios Vea los comentarios de nuestros viajeros