Maneki Neko   招き猫

Fecha de publicación :
El maneki-neko y su dulce sonrisa.

El maneki-neko y su dulce sonrisa.

El maneki-neko más poderoso es el tricolor con ambas patas al aire.

El maneki-neko más poderoso es el tricolor con ambas patas al aire.

Elegir el maneki-neko que más te conviene puede ser divertido.

Elegir el maneki-neko que más te conviene puede ser divertido.

A veces el maneki-neko está pintado directamente en la vitrina del restaurante.

A veces el maneki-neko está pintado directamente en la vitrina del restaurante.

Gotoku-ji temple and its floor of maneki-neko

El templo Gotoku-ji tiene el piso lleno de maneki-neko

El guardián del templo Gotoku-ji es un enorme maneki-neko.

El guardián del templo Gotoku-ji es un enorme maneki-neko.

El gato de la suerte

Este gato de aire estoico y sonrisa traviesa está presente en la entrada de la mayoría de las tiendas y restaurantes. Se trata del icónico maneki neko, un amuleto imprescindible que atrae suerte y riqueza.

En la cultura popular japonesa, maneki neko, literalmente " el gato que invita" se presenta en la forma de alcancía, en calcetines, en los dibujos de los noren (cortinas japonesas). Este gato de mirada jovial está en todas partes. Pero ¿de dónde viene esta fascinación y qué beneficios trae esta encantadora figurilla?

Los orígenes del mito

Como con la mayoría de las leyendas, el origen del maneki neko es incierto y tiene múltiples versiones. Una de ellas viene del periodo Edo, entre 1603 y 1868. Una noche de tormenta, un señor llamado Ii Naotaka se refugió bajo un árbol, cerca de un templo. El templo en ruinas era cuidado por un monje muy pobre. Al rato el señor notó un gato en el porche. Este estaba absorto limpiándose y frotándose la oreja. Naotaka pensó que el gato le estaba haciendo señas para invitarlo a la humilde morada (mientras que en Occidente invitamos a la gente moviendo las palmas de las manos hacia nosotros, en Asia la invitación es doblando las palma hacia abajo). Cuando el señor se dirigía al templo un rayo destruyó el árbol donde él estaba refugiado. Muy agradecido con el monje y su gato, el señor donó una buena suma de dinero al templo. Es así como nacieron las leyendas de maneki neko y del templo Gotoku-ji en los suburbios de Tokio. Este templo tranquilo y silencioso está lleno de estatuas de gato que han sido ofrecidas por los visitantes que piden prosperidad.

Patas arriba

Si bien las estatuillas del templo Gotoku ji son blancas, los maneki neko están disponibles en muchos otros colores, según el gusto. Pero hay atributos que siguen siendo los mismos en todas las versiones: una cinta roja que sostiene una campana alrededor del cuello y una pieza de oro (koban) en la pata. La posición de las patas también es importante. Para atraer a los clientes y amigos, el gato levanta la pata izquierda. Si el objetivo es solamente financiero, levanta la derecha. Sin embargo, el amuleto de la suerte más eficaz es el maneki neko con ambas patas levantadas, pues este atrae suerte y felicidad tanto al negocio como al hogar.

Cada color tiene su poder

La variedad de colores es amplia. El tradicional blanco simboliza la pureza, el verde la esperanza de éxito en sus estudios. El gato negro lucha contra los malos espíritus mientras que el rojo aleja las enfermedades. El azul también ayuda en los negocios y la carrera. El rosa es el preferido por aquellos que buscan la felicidad en el amor. El gato dorado es una adaptación china. Todos estos colores son variaciones secundarias pues el maneki neko por excelencia es el calico, o el gato de tres colores, el amuleto más poderoso de todos pues trae suerte en todas las áreas.

El maneki neko goza de tanta popularidad que los japoneses le han dedicado un día, el 29 de septiembre. En general el gato es un animal doméstico muy querido en Japón cuyo día se celebra el 22 de febrero durante el Neko no hi.

Lee también: 10 regalos para comprar en Japón

Lee comentarios Vea los comentarios de nuestros viajeros