Orar al estilo japonés   祈る

Fecha de publicación :
Orar al estilo japonés.

Orar al estilo japonés.

Para purificarse hay que lavarse las manos y enjuagarse la boca en la fuente.

Para purificarse hay que lavarse las manos y enjuagarse la boca en la fuente.

Se dice que el humo del incienso tiene beneficios.

Se dice que el humo del incienso tiene beneficios.

Una shimenawa, cordón, del santuario Meiji en Tokio.

Una shimenawa, cordón, del santuario Meiji en Tokio.

La oración en los templos y santuarios

Las religiones más grandes de Japón, el sintoísmo y el budismo, tienen gestos ritualizados para satisfacer a los dioses.

Los santuarios sintoístas se reconocen fácilmente. Sus entradas están marcadas por un torii, una puerta grande, a menudo hecha de madera y recubierta con un color rojo brillante. Posiblemente el más famoso santuario sintoísta es el de Miyajima, con su inmenso torii cuyos pilares se sumergen en el agua cuando sube la marea en la bahía de Hiroshima.

En la mayoría de los santuarios, el aspecto sagrado también se ve en el shimenawa, una gran cuerda trenzada que se coloca alrededor de un árbol o en la entrada principal del santuario.

Los templos budistas, por su parte, se caracterizan por tener una entrada más grande que un torii, custodiada a ambos lados por estatuas (nio) que alejan los malos espíritus.

Los templos albergan una reproducción de Buda como la que está en el imponente Todaiji en Nara.

Purificación

El torii sintoísta marca la separación entre el mundo de los humanos y el de los dioses. Los visitantes deben inclinarse cuando pasan a través de uno. Un temizuya, una fuente, está a la disposición para que la gente se purifique. En primer lugar hay que lavarse la mano derecha, luego la izquierda y finalmente la boca. También hay que escupir el agua en el envase en la base de la fuente y enjuagar el cucharón.

Oración

En un santuario sintoísta, la oración sigue un patrón específico. En primer lugar, hay que meter algo de cambio en la caja roja en la entrada del honden, el edificio principal, y tocar la campana. Luego hay que inclinarse dos veces y aplaudir dos veces para indicarle a la deidad local tu presencia. Después de que termina el momento de silencio hay que inclinarse en reverencia por última vez.

En los templos budistas el ritual es similar pero no hay que aplaudir. Puede ser que haya varitas de incienso disponibles como ofrenda . No dudes en esparcir el humo del incienso por tu cabeza y cuerpo pues se cree que tiene propiedades terapéuticas y purificantes.

Lee comentarios Vea los comentarios de nuestros viajeros